fbpx

Superdotación femenina, el fantasma de la historia

Antiguamente se creía que el desarrollo hormonal de la mujer impedía el intelectual.
Alba BartoloméMiércoles, 11 de noviembre de 2020
0

Los estereotipos de género influyen en la identificación de mujeres con AA CC. © JOZEFMICIC

Si fuese por cómo nos han contado la historia, las altas capacidades serían algo propio y característico únicamente del sexo masculino.

Todo el mundo conoce las habilidades innatas de Mozart para la música y la composición de óperas. Albert Einstein, el científico más famoso de todos los tiempos, se convirtió en leyenda gracias a la publicación de la Teoría General de la Relatividad que cambiaría para siempre la concepción del universo. Steve Jobs revolucionó el mundo de la tecnología y es considerado, junto a otros genios como Bill Gates, la eminencia del mundo de la ciencia, pero ¿dónde están las mujeres superdotadas?, ¿por qué no somos capaces de citar más de dos o tres a lo largo de toda la historia?

Uno de los primeros grandes estudios sobre superdotación fue realizado por Lewis Terman en los años 20 del siglo pasado, en Estados Unidos. Su objetivo era detectar población con altas capacidades. “En su estudio la presencia de niñas era mínima”, afirma Luz Pérez, catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Complutense y autora de diversos estudios sobre la superdotación femenina. La conclusión de Terman fue que “el desarrollo hormonal impedía el buen desarrollo intelectual”.

La falta de referentes a lo largo de la historia, hace que las mujeres con altas capacidades sientan miedo a lo desconocido

En la actualidad, sabemos que no es cierto. “Hoy, con la perspectivas de los siglos, nos damos cuenta de que en aquel momento las mujeres eran prácticamente analfabetas”, cuenta Pérez a la Asociación de Altas Capacidades y Talentos.

En el curso 2013-14, las estadísticas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte mostraban que había un total de 15.870 alumnos con altas capacidades intelectuales detectados en todo el país. La proporción de hombres con altas capacidades era del 65,2%,  frente al 34,8% de mujeres. Así, el porcentaje de alumnos de altas capacidades detectados sobre el total es del 0,25 % frente a un 0,14 % de mujeres, lo que no es lógico, pues la distribución de la inteligencia es similar en ambos sexos.

Estereotipos de género

La razón es que las chicas superdotadas, en mayor proporción que los chicos, presentan menos conductas disruptivas en el centro escolar, ocultando incluso sus altas capacidades intelectuales para no destacar y ser aceptadas. En estos comportamientos influyen, de forma muy importante, los estereotipos de género y los prejuicios sociales. De hecho, hay estudios que demuestran que, desde niñas, las propias mujeres se perciben a sí mismas y a las de su mismo género como menos inteligentes que a los varones.

Luz Pérez, catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación: "

Las chicas más capaces intentan ser competitivas y destacar, pero esto les lleva al rechazo social

"

La adolescencia es el peor momento para la identificación de mujeres con altas capacidades ya que, según Pérez, las chicas más capaces “intentan ser competitivas y destacar, pero esto les lleva al rechazo social, porque si tú eres la lista de la clase, no eres la que los chicos consideran para salir con ellos”. Un estudio hecho en Madrid sobre 10.000 alumnos mostró que en Primaria había un 49% de niñas superdotadas y un 52% de niños. Las diferencias se acrecentaban en Secundaria, donde la ratio era de un 70% de superdotación masculina y un 30% femenina.

Referentes femeninos

Hipatia fue una filósofa griega representante del Neoplatonismo en Alejandría y una de las más grandes matemáticas femeninas. Marie Curie, primera mujer en ganar un Nobel en 1903, dedicó más de 35 años de su carrera científica al estudio de la radiactividad. Simone de Beauvoir fue seguidora fiel de Sartre, exponente del existencialismo y del marxismo humanista, y una de las mayores pensadoras feministas del siglo pasado.

Mujeres que no dudaron en utilizar su don para cambiar el mundo y abrir camino a las mujeres del futuro. Nombres recuperados de la historia que, poco a poco, reciben el reconocimiento que merecen.

0
Comentarios