fbpx

El nuevo currículum escolar: menos saberes enciclopédicos y más saber hacer

El futuro currículo escolar –que ya está siendo muy criticado– renunciará a la visión enciclopédica de los contenidos, sin vaciarlos de sus saberes esenciales, y apostará por dotar a los alumnos de las competencias necesarias para afrontar "los retos y desafíos" del mundo actual.
RedacciónLunes, 29 de marzo de 2021
0

Para ello, la reforma que prepara el Ministerio de Educación abre la puerta a que los centros educativos dispongan de mayor autonomía de modo que puedan “aterrizar” ese enfoque de competencias a la práctica diaria. Así lo explicaron, durante la presentación del “Nuevo currículo para nuevos desafíos”, la ministra de Educación, Isabel Celaá; César Coll, profesor de Psicología de la Educación de la Universidad de Barcelona y miembro del grupo que han colaborado en la redacción del currículo de enseñanzas mínimas, y Guadalupe Jover, profesora de Secundaria de Lengua y Literatura.

Celaá ha explicado que se necesitan “ciudadanos con competencias multifacéticas, interdisciplinares e integradas” que ayuden a reducir “la fisura existente” entre lo que el sistema educativo ofrece “y lo que verdaderamente necesitan aprender los alumnos de cara a su integración en un mundo globalizado”. “Una certeza es que ya no es suficiente un aprendizaje memorístico y acumulativo, por eso apostamos por una propuesta competencial que contempla ámbitos curriculares en los que se trabajan de forma interdisciplinar aprendizajes de varias materias, ello favorece la codocencia y el trabajo colaborativo del alumnado”, ha añadido Celaá. Es un propuesta –ha subrayado– que sigue incluyendo “los saberes relevantes no desde un enfoque descriptivo, memorístico, sino haciendo entender al alumnado su funcionalidad y su sentido”, además de conectar los conocimientos del profesorado con elementos innovadores y “consolidar” la autonomía curricular de los centros.

Isabel Celaá "

Es un propuesta que sigue incluyendo los saberes relevantes no desde un enfoque descriptivo, memorístico, sino haciendo entender al alumnado su funcionalidad y su sentido

"

Durante la presentación, César Coll ha subrayado que uno de los objetivos que persigue la reforma es que todos los estudiantes sepan afrontar los retos, a nivel personal y global, al término de sus estudios obligatorios.

Las competencias que se identifican dentro del denominado “Perfil de salida del alumnado al término de la Educación básica” son las de comunicación lingüística; plurilingüe; matemática y en ciencia y tecnología; digital; personal, social y de aprender a aprender; ciudadana; emprendedora y en conciencia y expresión culturales. Dentro de cada una de estas, la reforma propone un conjunto de conocimientos, destrezas y actitudes.

Según Coll, este enfoque competencial “no es nuevo pero hay dificultad para aterrizarlo en la práctica concreta en las aulas”. “Modernizar el currículo –ha añadido el psicólogo– no puede limitarse a la revisión y actualización de los contenidos sino que hay que cambiar el modelo y los criterios de selección de los contenidos, apostando por renunciar a las visiones enciclopédicas”.

En la reforma, ha dicho, se apuesta por “diferenciar entre los saberes básicos, en el sentido de que quien no logra realizar estos aprendizajes durante la Educación básica, ve su futuro personal y profesional seriamente comprometido porque son aprendizajes que luego es muy difícil adquirir si no se hacen en el momento adecuado, de aquellos otros que son interesantes pero que se pueden hacer sin mayor coste posteriormente”. “No se puede aprender todo lo que nos gustaría aprender antes de los 16 años”, ha subrayado Coll, quien ha matizado que no se trata de reducir los contenidos sino de apostar por que todo el alumnado tenga acceso al aprendizaje “imprescindible y que tiene posibilidad de acceder a una ampliación de los aprendizajes deseables” después.

La reforma apuesta asimismo por una “autonomía curricular real” de los centros, de modo que puedan adaptar el modelo a su contexto y situaciones.

Durante el acto, Guadalupe Jover, profesora de Educación Secundaria de Lengua y Literatura, ha sintetizado en tres los problemas principales a los que se enfrentan los profesores: la extensión de los contenidos, su fragmentación y su inadecuación al mundo real.

CSIF critica el futuro currículo escolar: España no puede tener 17 modelos

El sindicato CSIF ha criticado la reforma curricular porque entiende que conducirá a 17 modelos educativos distintos y porque las diferencias autonómicas “afectarán a la igualdad de oportunidades del alumnado en un mercado laboral cada vez más global”.

Además, el sindicato lamenta que no se ha comunicado antes a los representantes de los docentes ni se ha abierto un canal de comunicación con la comunidad educativa. “Advertimos de que se vuelven a poner sobre la mesa propuestas contradictorias y que han sido probadas anteriormente con escaso éxito, como por ejemplo, que la enseñanza sea menos memorística porque creemos que no se puede aprender a pensar sin el aprendizaje previo de los contenidos”, afirma en una nota la Central Sindical Independiente y de Funcionarios.

A juicio de CSIF, es “esencial un Plan de Estado que se anticipe al futuro, que evalúe junto a la comunidad educativa las necesidades actuales y prepare al alumnado para los retos venideros. El contenido curricular debe tener en cuenta a los docentes y debe elaborarse a partir de criterios pedagógicos claros que permitan adquirir conocimientos y competencias fundamentales”. Con independencia de cualquier reforma curricular que se lleve a cabo, “la mejora en la calidad de la enseñanza debe incluir una bajada de las ratios de alumnos/as por aula y del horario lectivo del profesorado para lograr una atención más personalizada, aspectos que no están recogidos en las propuestas del Ministerio”, concluye el comunicado.

0
Comentarios