fbpx

Enfermería escolar para una sexualidad saludable

El Consejo General de enfermeros asegura que deben ser estos quienes impartan la Educación sexual.
Alba BartoloméMartes, 13 de abril de 2021
0

La Educación sexual es imprescindible para evitar futuras conductas sexuales negativas. © M.S.

La nueva ley de reforma educativa, que deroga la Lomce, incluye la asignatura de Educación sexual para el alumnado en Primaria y Secundaria. 

Desde el Consejo General de Enfermería (CGE) apoyan la decisión, pero consideran primordial que sea el enfermero quien imparta la asignatura por su “preparación universitaria” y su “cercanía con los pacientes”, lo que les convierte en los agentes de salud perfectos para enseñar a jóvenes y adolescentes los hábitos necesarios para llevar una vida saludable.

Una propuesta que enlaza con la apuesta del CGE de implantar la enfermería escolar en todos los colegios de España, algo que aseguran “es una necesidad, no un lujo“.

Funciones

La enfermería escolar tiene responsabilidad de prestar de forma individualizada, o en su caso de forma coordinada dentro del equipo escolar, los cuidados propios de su capacidad al estudiante.

En el ámbito educativo, además, ha de proporcionar un servicio que permita acrecentar la capacidad del individuo y de la colectividad escolar para prevenir, detectar y solucionar sus problemas de salud. Se trata de una figura clave para cuidar a alumnos, profesores, padres, promover hábitos saludables, concienciar, educar en salud y procurar que se cumplan las condiciones necesarias.

Francia, Suecia, Reino Unido y Noruega cuentan con enfermería escolar en los centros

El CEO de School Nurses, Jesús Ruiz, subraya que hasta ahora la labor de las enfermeras y enfermeros escolares no ha sido totalmente valorada y que España sigue estando a la cola del resto de Europa. “La falta de enfermeras o enfermeros no solo se refleja en los hospitales. En España el caso de la enfermería escolar tampoco se ajusta al resto de los países como Francia, Reino Unido, Suecia o Noruega”, matiza.

En un campo tan sensible como la Educación sexual puede desempeñar un rol importante a la hora de fomentar una sexualidad saludable y positiva, alejada de falsos mitos y, por supuesto, sin discriminación ni violencia.

Porno como sustituto

El último informe de Save The Children sitúa en 8 años la edad media en la que los menores empiezan a consumir pornografía. Un primer acceso muy temprano ligado al uso de internet que, durante los últimos años, se ha disparado entre los más pequeños al mismo tiempo que ha disminuido la edad media en la que tienen su primer dispositivo móvil.

Más del 50% de las familias aseguran sentirse incómodas hablando de sexo con sus hijos

Por si eso fuera poco, seis de cada diez menores declaran haber accedido a contenidos pornográficos de algún tipo, el 87% de los niños afirma hacerlo casi a diario, frente al 39% de las niñas, quienes lo hacen una vez a la semana o al mes.

En la mayoría de los casos, el principal motivo que les lleva a buscar y consumir este tipo de contenidos suele ser la falta de información por parte de los padres. De hecho, más del 50% de las familias asegura sentirse incómoda hablando de sexo con sus hijos, según una encuesta realizada por Platanomelon. Algo muy preocupante si tenemos en cuenta que, para el 30% de los menores, la pornografía es el principal recurso para aprender sobre sexualidad.

Estrategias

Son muchos los programas e iniciativas que se han puesto en marcha durante los últimos años para que los jóvenes no tengan que recurrir a la pornografía en busca de información.

La Fundación Konecta renueva su colaboración con FAD para seguir desarrollando el programa “SIOF joven”, una línea gratuita de información y orientación para adolescentes y jóvenes de entre 15 y 29 años, que desde su puesta en marcha en 2020 ha atendido más de 686 consultas relacionadas con ansiedad, relaciones de pareja, imagen corporal, diversidad sexual o conductas sexuales de riesgo.

0
Comentarios