fbpx

Isabel Díaz Ayuso: "Queremos seguir dando a las familias la libertad de elegir frente a las amenazas de Sánchez"

La candidata Isabel Díaz Ayuso encara este fin de campaña electoral con la ilusión de quien se sabe ganadora, pero con la duda de si podrá gobernar y hacerlo en solitario. En esta entrevista presenta algunas de sus promesas para mejorar la Educación.
Diego FranceschMiércoles, 28 de abril de 2021
0

"Vamos a mantener los valores de la escuela tradicional (esfuerzo, mérito, respeto al profesor y excelencia) pero lo reforzamos con la revolución digital", asegura Ayuso.

Isabel Díaz Ayuso se ha erigido en la defensora de las libertades, hasta el punto de poner en el centro de su eslogan electoral la disyuntiva entre comunismo o libertad, frente a quienes –desde la izquierda– quieren imponer las restricciones y las políticas ya ensayadas a nivel nacional por el Gobierno del sanchismo apoyado por Unidas Podemos.

La campaña parecía, al comienzo, una mera “cosa de dos” (Gabilondo versus Ayuso) hasta que irrumpió sorpresivamente el factor Iglesias, abandonando la Vicepresidencia del Gobierno para tratar de tocar el cielo de Madrid. Pero con el paso de las semanas este anuncio se ha desinflado entre acusaciones de dirigismo e incluso de machismo. Los debates y las escisiones internas de Podemos debilitan el efecto de la entrada de Iglesias en la liza electoral y, en cambio, elevan las posibilidades de Más Madrid, con Mónica García de cabeza electoral.

Por otro lado, el candidato socialista y exministro de Educación, Ángel Gabilondo, parece agotado en su fórmula demasiado cansina y aburrida y, sin embargo, suben las posibilidades de entrar en la Asamblea de Edmundo Bal (Cs), superada al parecer la crisis ocasionada por la salida del Gobierno de Madrid de Ignacio Aguado. Al final, la cuestión es si gobernará el bloque fragmentado y dividido de las izquierdas o si Ayuso será capaz de gobernar en solitario o con el apoyo de Vox. Los votantes tienen la última palabra.

¿Cuáles son las propuestas educativas del PP de cara a las próximas elecciones?

–Los pilares de nuestra política educativa son la libertad de las familias para elegir el tipo de Educación que quieren para sus hijos, calidad de la enseñanza y la igualdad de oportunidades. Vamos a mantener los valores de la escuela tradicional (esfuerzo, mérito, respeto al profesor y excelencia) pero lo reforzamos con la revolución digital que vamos a llevar a las aulas. Además, vamos a llevar a cabo una bajada histórica de las ratios en los próximos años, reforzaremos el programa bilingüe en las primeras etapas y daremos incentivos económicos a los docentes que participen en la mejora de la digitalización e innovación de la enseñanza. Todo ello, dedicando más presupuesto, más docentes y más recursos que nunca a nuestra Educación, porque creemos en que es el mejor ascensor social.

En su opinión, ¿qué avances se han producido en libertades educativas?

–Gracias a las políticas del PP en los últimos años basadas en la libertad, con la puesta en marcha del distrito único, hemos pasado del 80,5% de las familias que obtenían el centro elegido en primera opción en el curso 2006-07, al 94% del presente curso. Esta libertad permite que el 17% de las familias de alumnos de la Educación pública de Madrid capital y casi el 21% de la concertada elijan centros educativos de otros distritos del que residen. Además, estamos comprometidos con lo que eligen las familias y no al revés, como pretende la izquierda. En Madrid el 55% de los alumnos estudia en centros públicos, el 30%, en la Concertada, y el 15%, en centros privados. Y queremos seguir dando a las familias la libertad de seguir eligiendo, frente a las amenazas del Gobierno de Sánchez de ataque constante a la Concertada, a la Especial, y a los centros gestionados por órdenes religiosas.

¿Y en calidad de la enseñanza?

–En cuanto a calidad educativa, seguimos avanzando en aquellas iniciativas que han convertido a Madrid en una referencia, como el bilingüismo, referencia para multitud de autonomías y países europeos, donde incrementaremos las horas en inglés en la etapa de Infantil. Otra de las apuestas importantes de nuestro Gobierno es la potenciación de la FP, ya que incrementamos el número de ciclos, nos adaptamos a las nuevas profesiones y dotamos con más plazas, por ejemplo en la modalidad Dual, en la que el 25% de los alumnos de todo el país estudia en la Comunidad. Nuestra apuesta por la FP es real, no un mero postureo como al que nos tiene acostumbrada la izquierda.

¿Y qué considera que todavía está pendiente en estos dos ámbitos: libertad y calidad?

–Trabajamos día a día de la mano de todos los miembros de la comunidad educativa para seguir mejorando. Lamentablemente, tenemos un Gobierno de España que no cree en la libertad educativa y quiere cercenar que los padres puedan seguir llevando a sus hijos a centros concertados o a centros de Educación Especial.

Reitero que también vamos a seguir trabajando con proyectos de mejora de la calidad educativa en los que se premie el esfuerzo, para compensar el retroceso que plantea la ley Celaá. Una ley –cuyo recurso en contra presentado por el PP acaba de ser admitido por el Tribunal Constitucional– que pretende dinamitar la cultura del esfuerzo en el alumnado y la calidad de la enseñanza. Es un sinsentido que recoja la repetición máxima en dos ocasiones en toda la Educación obligatoria y que los alumnos de Secundaria puedan pasar de curso sin límite de suspensos, titular Bachillerato con suspensos, suprimir asignaturas troncales y que todos los alumnos tengan títulos que, desgraciadamente, valdrán menos. Es una ley donde lo de menos es estudiar y esforzarse.

Queremos seguir dando a las familias la libertad de seguir eligiendo, frente a las amenazas del Gobierno de Sánchez de ataque constante a la Concertada, a la Especial, y a los centros gestionados por órdenes religiosas

En este sentido, ¿piensa que realmente la ley Celaá supone una amenaza a la libre elección de centro por parte de los padres?

–Es la primera ley educativa que no ha sido consultada con la comunidad educativa, lo que demuestra el autoritarismo con el que actúa este Gobierno. La ley Celaá supone una amenaza porque considera la Educación concertada subsidiaria de la pública, pretende cerrar, poco a poco, los centros de Educación Especial, y pretenden que las comunidades autónomas premien el criterio de cercanía, con lo que es un ataque directo al sistema educativo madrileño de libertad. Llegaremos hasta donde haga falta para que su impacto en nuestra Educación sea el menor posible.

Pero, en concreto, ¿cómo pretenden contrarrestarla?

–Primero, denunciándola y que los padres sepan lo que supone en la degradación de la formación de sus hijos. Y con medidas como hemos hecho ya, adelantando el proceso de admisión para que durante el próximo curso escolar las familias madrileñas pudieran seguir eligiendo el centro educativo de sus hijos independientemente del distrito en el que vivan, aumentando los conciertos educativos de seis a diez años y elaborando la Ley Maestra de Elección de centro educativo. Esta normativa tiene el fin de garantizar un sistema educativo acorde con la Constitución y con el ejercicio de la libertad de elección de centro escolar, teniendo en cuenta las demandas de la sociedad y el desarrollo integral de los alumnos, y, de manera específica, de aquellos que presentan necesidades educativas especiales. El Gobierno socialcomunista no se va a cargar un sistema educativo que funciona, de calidad, como el madrileño, que tanto nos ha costado lograr de la mano de los docentes y las familias, y al que dedicamos una inversión récord de 5.000 millones de euros anuales.

¿Usted considera que hay una agenda para destruir la enseñanza concertada y/o la Educación Especial de ese Gobierno ‘socialcomunista’?

–Por supuesto que sí, a los hechos y las leyes que aprueba la izquierda allí donde le dejan gobernar me remito. En su confrontación permanente para eliminar a la Concertada llevan décadas y, ya que no lo logran, ahora van a por la Educación Especial. En ambos casos van a cosechar un suspenso de libro porque ni mi Gobierno ni el PP lo van a tolerar. Está en juego tirar por la borda algo preservado en nuestra Constitución, así que con nosotros que no cuenten.

El Gobierno socialcomunista no se va a cargar un sistema educativo que funciona, de calidad, como el madrileño, que tanto nos ha costado lograr de la mano de los docentes y las familias

"En su confrontación permanente para eliminar a la Concertada llevan décadas y, ya que no lo logran, ahora van a por la Educación Especial"

La Comunidad de Madrid prepara su propia ley de Educación, como ya ha dicho antes, pero ¿cuáles son sus ejes fundamentales?

–Todo lo contrario a lo que aspira el Gobierno Sánchez con su ley del mínimo esfuerzo y aprobada, no ya sin consenso, sino ni siquiera sin tomarse la molestia de preguntarnos, en una región con 1,2 millones de alumnos. El eje principal es la defensa de la libertad de las familias. Para ello, la Ley que defiendo asegurará la existencia de centros escolares de calidad y adecuados a las necesidades de todos los alumnos, y se asegurará la escolarización en centros de Educación Especial a los estudiantes que manifiesten necesidades que no pudieran ser satisfechas en los centros ordinarios. También la libertad de elección de centro educativo con independencia del barrio de residencia y apostando por la zona única, además de la defensa de la Educación concertada. La normativa va a garantizar las plazas suficientes en enseñanzas declaradas obligatorias y gratuitas, teniendo en cuenta la oferta de los centros públicos y privados concertados e incluyendo el concepto de demanda social, que ha quedado excluido en la ley Celaá. Sin libertad de Educación no hay Educación sino un sucedáneo.

 Cambiando de tema, ¿qué opina del polémico ‘veto parental’ de Vox?

–Se trata de una polémica interesada e innecesaria, como demuestra que en la Consejería de Educación y Juventud no se ha registrado de manera oficial ni una sola queja sobre posible adoctrinamiento en las aulas de los centros educativos madrileños, y eso que tenemos más de 3.000 por toda la región.

Desde el curso pasado, los centros sostenidos con fondos públicos anuncian, antes de iniciar el proceso de escolarización, tanto el proyecto educativo como las temáticas extracurriculares que contengan los principales talleres y charlas. De esta manera, los padres pueden conocer esta información  y tomar una decisión sobre la elección del centro que consideran más adecuado. El ‘pin parental’ es el trampantojo del Gobierno Sánchez para colarnos sin debate una nueva ley educativa que nace fallida.

Otro tema que también suscita polémica es el modelo bilingüe. ¿Cómo valora la enseñanza bilingüe en la Comunidad, sobre la que en los últimos años han surgido algunas dudas? ¿Se va a revisar el modelo?

–El bilingüismo es el salto de calidad más importante y hacia el futuro que dio la Educación madrileña cuando echó a andar en 2004, llegando a recibir un galardón de la Unión Europea por su innovación para el aprendizaje de lenguas. Hoy en día reciben enseñanza en inglés casi 400.000 alumnos de 800 colegios e institutos. Los que critican que seamos capaces de tener este programa a lo largo de todas las etapas educativas para que los alumnos dominen una lengua extranjera como el inglés son, seguramente, los mismos que critican que en medio de una pandemia seamos capaces de abrir en tiempo récord un hospital público para atender a miles de pacientes de Covid-19. En el bilingüismo el tiempo nos ha dado la razón, así que ya saben lo que les espera.

Para terminar, ¿cree que podrá gobernar en solitario o deberá contar con otras fuerzas políticas después del 4M?

–Trabajo para poder tener una mayoría suficiente el 4M que me permita gobernar con libertad, sin las manos atadas para bajar los impuestos, defender la calidad de la enseñanza, la Concertada, la Especial y por supuesto, la Pública. Para desarrollar las políticas de libertad que nos han permitido, con las políticas del PP, ser el motor económico de España.

El 'pin parental' es el trampantojo del Gobierno Sánchez para colarnos sin debate una nueva ley educativa que nace fallida

Nuevas propuestas para la Educación madrileña en 2021

  1. Avanzaremos en la calidad del sistema educativo madrileño modernizándolo de forma radical mediante la digitalización global de los centros educativos. Gracias a ello se personalizará aún más nuestra Educación a través de:
    Aseguraremos la conectividad plena en los centros educativos con una red rápida, eficiente y segura.
    Adquiriremos dispositivos electrónicos, tanto para el personal docente como no docente y aquellos alumnos que lo necesiten.
    Desarrollaremos recursos tecnológicos en el aula: materiales curriculares, sistemas de evaluación en la línea, nuevas aulas virtuales, etc.
    Transformaremos el proceso de enseñanza-aprendizaje a la metodología digital.
    Promoveremos la digitalización de los procedimientos administrativos en los centros con el fin de conseguir una reducción sustancial del uso de papel.
  2. Plantearemos una reforma integral de la formación del profesorado, incidiendo a lo largo de toda su vida profesional: en la etapa de formación universitaria, en el acceso a los centros educativos y a lo largo de la carrera docente. Para ello crearemos incentivos que premien el esfuerzo y el mejor desempeño. Igualmente, apoyaremos la profesionalización de la dirección de los centros educativos para reforzar su liderazgo y lograr la mejora de la Educación desde la autonomía de los centros.
  3. Dedicaremos especiales esfuerzos para que el profesorado pueda adquirir las competencias digitales necesarias para hacer posible la transformación digital de los centros escolares, dedicando especial atención a los equipos directivos de los mismos.
  4. La planificación de la construcción y ampliación de los centros educativos y la contratación de personal docente y no docente se encaminará a la reducción progresiva de las ratios en las aulas de los centros educativos de la Comunidad de Madrid.
  5. La pandemia ha puesto de manifiesto que la Educación podría resentirse en algunos alumnos de las familias con menos recursos; por eso, reforzaremos su atención y llevaremos a cabo los refuerzos educativos necesarios para que ningún alumno se quede atrás, asegurando, la función de la Educación como escalera social.
  6. Incorporaremos en el desarrollo de los nuevos currículos un bloque de contenidos obligatorios en ESO de Constitución y Democracia, que pongan en valor los valores democráticos de nuestro Estado de Derecho.
  7. Llevaremos a cabo, con los fondos europeos de recuperación, una gran campaña de rehabilitación de los edificios de nuestros centros educativos, incidiendo muy especialmente en la eficiencia energética para conseguir la mejora del medio ambiente y ahorros destacados en su funcionamiento.
  8. Incrementaremos la oferta educativa en los centros de primera acogida para los menores no acompañados, teniendo en cuenta sus carencias educativas básicas, aumentaremos el catálogo de actividades e incrementaremos el número de las existentes, para favorecer su formación y, en última instancia, su integración social y su empleabilidad.
0
Comentarios