fbpx

José Antonio Luengo: “Es un error limitar el acoso entre menores al entorno educativo”

Es básico implicar a los alumnos en actividades de "cuidado y acogida de otros estudiantes para concienciar, prevenir, detectar e intervenir ante el acoso".
Carme PicartMartes, 25 de mayo de 2021
0

Según el psicólogo, aunque el conflicto "ha existido siempre, no se puede minimizar". © JORGE ZORRILLA

El modelo social de comportamiento adulto que se transmite a los niños y los jóvenes “no es bueno” ya que “hemos normalizado y banalizado la altanería, el insulto, la grosería, los malos modos, la falta de respeto y la mentira”, y el acoso escolar es un “reflejo de estos comportamientos”. Así lo afirma el psicólogo José Antonio Luengo, que acaba de recibir el premio convocado por la editorial catalana Sentir en reconocimiento a su labor por la defensa de la infancia.

José Antonio Luengo, que es autor de varias publicaciones sobre acoso escolar, desarrolla su labor en la Unidad de Convivencia y contra el Acoso escolar de la Comunidad de Madrid.

Coincidiendo con la celebración el pasado domingo del Día internacional Contra el Acoso escolar, el autor ha señalado que “es un error limitar el acoso entre menores al entorno educativo” porque “como reflejo del comportamiento social de los adultos, se da en otros contextos”.

La violencia entre los niños y los jóvenes “sea acoso o episodios concretos” se produce más en los colegios porque “es donde los chicos pasan la mayor parte de su tiempo” y no “debido a las características del sistema educativo”, ha indicado Luengo.

En los centros escolares “se pueden articular mecanismos para evitar o minimizar el problema” pero “debemos abordarlo con una mirada más amplia” porque estas conductas de los menores “reflejan nuestro modelo de comportamiento”, ha añadido el psicólogo.

"La violencia se produce más en los colegios porque es donde los chicos pasan la mayor parte de su tiempo"

Según Luengo, los niños y los jóvenes viven expuestos a espectáculos “poco edificantes” en los que se difunden modelos de comportamiento y de pensar y reaccionar basados en la descalificación, en patrones del tipo “yo tengo razón y tú no”, “no te equivoques”, “de qué vas”, que están instalados en la arrogancia, en la prepotencia, en la superioridad y en la falta de respeto, ha afirmado el psicólogo. Estos modelos se transmiten a partir de “innumerables y a menudo incontrolables” contenidos difundidos desde los medios de comunicación y las redes sociales que “van calando en los chicos”, ha reflexionado José Antonio Luengo, quien se ha preguntado: “¿Es que pensamos que son ajenos a ellos?”. En ese sentido, ha añadido que, paradójicamente, las influencias externas “aumentan en los chicos mientras los padres tenemos cada vez menos influencia sobre ellos”.

Según el psicólogo, aunque el conflicto “ha existido siempre”, no se puede “minimizar” porque “produce daño y está yendo en aumento”, por lo que ha aconsejado “educar ofreciendo ejemplos sanos de convivencia, basados en valores como el respeto, la comprensión, la tolerancia y la bondad”.

"Los niños y los jóvenes viven expuestos a espectáculos poco edificantes"

Respecto a los centros educativos, ha afirmado que “se pueden inocular defensas” para combatir el acoso a partir de proyectos educativos “basados en la convivencia como motor de cambio” y teniendo como modelos los comportamientos de profesores y adultos en los que “se promocione el buen trato”.

En los centros educativos que han aplicado modelos basados en estos parámetros, con programas de mediación que cuentan con la implicación de los alumnos, “se ha dado un salto cualitativo importante”, que “ha mejorado la convivencia de manera sustantiva” y donde la figura del “chulo, del prepotente y del acosador ha quedado arrinconada”, asegura Luengo. En este sentido, subraya que “es básico implicar a los alumnos” en actividades de “cuidado y acogida de otros estudiantes para concienciar, prevenir, detectar e intervenir ante casos de acoso”.

Según el psicólogo, en general, los alumnos colaboran convencidos en estos programas, “sobre todo en la etapa de Primaria”, donde los casos de acoso “están aumentando” y en los últimos años “se están dando en 5º y 6º”, cuando “antes se limitaban más a la ESO”, por lo que ha aconsejado a “actuar y educar en etapas tempranas”.

"Paradójicamente, las influencias externas aumentan en los chicos mientras los padres tenemos cada vez menos influencia"

0
Comentarios