fbpx

Los propios docentes exigen un C1 para impartir clase en los programas bilingües

Una encuesta realizada por la Asociación Enseñanza Bilingüe revela cómo el 77% del profesorado considera que debe requerirse un nivel C1 como mínimo para acceder a estos programas.
Adrián ArcosMartes, 14 de septiembre de 2021
0

El C1 es también el nivel mínimo que la mayor parte de docentes considera que deben alcanzar los alumnos al acabar 4º de ESO. © CHARACTER VECTOR ART

Desde hace años vemos cómo determinadas organizaciones y asociaciones lingüísticas vienen demandando el C1 como el nivel mínimo requerido para que el profesorado pueda impartir clase en los programas bilingües. ¿Pero qué opinan realmente los profesores? ¿Cuál sería el nivel que ellos mismos consideran deseable para acceder a los programas bilingües?

Ahora, una encuesta a 851 profesores de Primaria y Secundaria, realizada por la Asociación Enseñanza Bilingüe (EB), nos despeja estas dudas. Según este estudio, más del 77% de los profesores participantes en el cuestionario considera que para impartir docencia en un programa bilingüe las administraciones deberían requerir un nivel de competencia lingüística C1 o superior. Esta opinión es compartida en ambas etapas educativas con un 73% en Primaria y más del 80% en Secundaria.

En cuanto al nivel B2, uno de cada cuatro maestros de Primaria lo considera adecuado, opinión que comparten uno de cada cinco profesores de Secundaria –un total del 21,7% entre ambas etapas–. El informe completo puede consultarse en la web de la Asociación Enseñanza Bilingüe (www.ebspain.es).

Respecto al alumnado, el 43,8% de los maestros de Primaria que han participado en la encuesta considera que el nivel que deberían alcanzar los alumnos al final de Primaria –es decir tras seis años en el programa bilingüe– debería ser el A2 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL) y un 12,1% incluso lo rebaja al nivel A1. Un 39% lo fija en el B1 y algo más del 5% en el B2. En Secundaria, un 59% de los profesores cree que el nivel que deberían alcanzar los alumnos en 4º de ESO, es decir al final de esta etapa, debe ser el B2 y un 5,2% el C1. Un 31,4% considera que debe ser B1 y un 11,1% lo fija en A2.

Desde la Asociación Enseñanza Bilingüe (EB) consideran fundamental que las administraciones educativas exijan el nivel C1 a cualquier docente que imparta o desee impartir enseñanza bilingüe en un centro educativo. Pero creen también que la impartición en un programa bilingüe de un área o materia en una lengua extranjera debería ser objeto de reconocimiento mediante la asignación de un complemento económico y  que “los docentes cuenten con alguna reducción horaria para la realización de las tareas de coordinación relacionadas con el desarrollo del programa bilingüe”.

Sobre el nivel del alumnado, recomiendan establecer objetivos que deben alcanzarse al final de cada etapa educativa. De esta forma, sugieren el nivel B1 al final de 6º de Primaria y el nivel B2 al final de 4º de la ESO.

La cantidad de formación, tanto lingüística como metodológica, que reciben los profesores es considerada como insuficiente por dos de cada tres participantes

En cuanto a la formación del profesorado, para la Asociación EB se trata de “una asignatura pendiente”. Esto también queda reflejado en la encuesta. La cantidad de formación tanto lingüística como metodológica que reciben los profesores es considerada como insuficiente por dos de cada tres participantes. Además, es un dato en el que coinciden plenamente tanto los docentes de Primaria como los de Secundaria. Tan solo un poco más del 10% la considera buena o muy buena.

Algo que llama la atención en la encuesta es que, a pesar del altísimo porcentaje de participantes que afirma conocer el programa de enseñanza bilingüe de su comunidad autónoma, y conocerlo de manera suficiente, buena o muy buena, tan solo el 28% lo valora positivamente. Un 41,2% lo considera aceptable y casi un 31% lo considera incompleto.

Respecto a las áreas y materias que deberían ser impartidas en inglés, las opiniones, tanto en Educación Primaria como en Secundaria, son muy variadas. En Primaria, la opción mayoritaria, apoyada por un 41,4% del profesorado, es la de impartir cualquier asignatura menos Lengua Castellana. La Asociación EB sugiere impartir en la lengua meta el mayor número de materias, a excepción de Lengua Castellana y Matemáticas.

Existe cierto consenso en establecer el porcentaje mínimo del horario escolar de un programa de enseñanza bilingüe en el 30% o en un tercio del mismo

Existe cierto consenso entre las diversas administraciones educativas de nuestro país en establecer el porcentaje mínimo del horario escolar de un programa de enseñanza bilingüe en el 30% o en un tercio del mismo. Esas dos opciones acumulan el 47,3% de las respuestas de los profesores en la encuesta, mientras que un 23% considera que ese porcentaje debe ser inferior, y cerca del 30% piensa que debe ser superior. En total, el 77% de los docentes apoya un porcentaje horario mínimo del 30% o superior.

Los resultados por etapa educativa indican que los docentes de Educación Primaria apoyan en mayor medida un horario mínimo para el programa bilingüe superior a los de Educación Secundaria.

En cuanto al porcentaje máximo del horario escolar que debería ocupar el programa bilingüe, un 67% del profesorado considera que debería ser del 50% o superior. Al igual que en el ítem anterior, el nivel de exigencia de los docentes de Educación Primaria es superior al de Secundaria, con cerca del 70% y el 64% respectivamente.

Para la Asociación Enseñanza Bilingüe, es necesario trabajar en la mejora de estos programas y elevar la valoración que tienen los profesores sobre ellos, ya que uno de cada tres lo considera incompleto y solo el 20% lo considera bueno o muy bueno. La Asociación recuerda que “la enseñanza bilingüe es un factor de calidad y una palanca de mejora del sistema educativo” y que “las administraciones educativas deben ser las primeras en actuar y rebatir con datos y argumentos objetivos sobre cualquier crítica carente de fundamento”.

El profesorado, a favor de las evaluaciones externas al final de cada etapa

¿Se deberían realizar evaluaciones externas del nivel lingüístico que alcanzan los alumnos dentro de los programas binlingües? ¿Deben también hacerse evaluaciones intermedias? La encuesta realizada por la Asociación Enseñanza Bilingüe (EB) muestra cómo el 82% del profesorado considera que es necesario conocer, y por lo tanto evaluar, el nivel lingüístico que alcanzan los alumnos al final de cada etapa educativa. Como vemos en los gráficos de más abajo, un 12% cree que no hay que evaluar el nivel del alumnado y un 6% no se decanta por ninguna de las opciones. Los resultados por etapa educativa arrojan unos resultados muy similares, siendo ligeramente superior la necesidad de evaluación en Secundaria que en Primaria.

De los docentes que consideran necesario evaluar los niveles lingüísticos de los alumnos al final de cada etapa educativa, en torno al 40% cree que es suficiente con la evaluación final de etapa –como podemos comprobar en el segundo gráfico–. Sin embargo, en Primaria un 48% opina que, además de la evaluación final de etapa, habría que realizar una evaluación intermedia, y en Educación Secundaria esa opinión la comparte más del 52% de los profesores.

El tercer gráfico de esta página refleja cómo cerca del 90% de los docentes cree que los programas de enseñanza bilingüe deberían ser evaluados, al margen de las evaluaciones externas de competencia lingüística finales de etapa de los alumnos. La demanda de evaluación es similar en ambas etapas educativas. La Asociación EB se muestra también a favor de que las administraciones educativas realicen evaluaciones externas del nivel lingüístico de los alumnos tanto al final de cada etapa como en momentos intermedios.

La encuesta muestra asimismo un consenso bastante amplio en la necesidad de una denominación común para los programas de enseñanza bilingüe. El 76,5% de los docentes participantes en el cuestionario considera que esto debería ser así en todas las comunidades autónomas. Para la Asociación EB, “las comunidades deberían cooperar y acordar una misma denominación”.

Resulta también importante que cerca del 70% de los docentes considere que la decisión para que un centro ofrezca enseñanzas bilingües debe recaer en el propio centro, es decir en la comunidad educativa. El 18% opina que la decisión debería corresponder a los profesores, un 10% a la administración y tan solo un 2,7% a los padres. Este ítem, estrechamente vinculado a la autonomía de centro, obtiene unos resultados similares en Primaria y en Secundaria.

En línea con el ítem anterior, el 66% de los participantes en la encuesta considera que la enseñanza bilingüe debe ofertarse en los centros que lo soliciten. Un 23% se decanta por extenderla a todos los centros y tan solo el 6% es partidario de que se oferte en los centros que determine la administración. Cerca de un 5% no ofertaría programas bilingües.

0
Comentarios
  1. Angel
    15 de septiembre de 2021 08:03

    Hablamos sólo de los docentes en ámbito bilingüe, pero habría que centrarse en los especialistas de inglés. Deberían tener la titulación, no solo la filología, y para bachiller, si los alumnos alcanzan C1 los especialistas deberían ser C2
    La tarea de enseñar el idioma no es del profesor de un área no lingüística, sino la de dominar ese idioma para que los alumnos desarrollen sus skills en un ámbito diferente al de la clase de inglés, por supuesto que les enseñará cosas del idioma a la vez. Si se pierde esa perspectiva acabaremos formando a chavales que titularán C2 pero habrán impartido 3/4 del currículo y en la universidad serán capaces de leer papers de investigadores internacionales, pero no los entenderán por no tener una base sólida de conocimientos específicos de la materia.
    Es mi opinión como docente en bilingüismo