fbpx

Paloma Sanz: "Tenemos que humanizar siempre el proceso de Big Data y de Inteligencia Artificial"

En un entorno cada vez más digitalizado y con el uso de las nuevas tecnologías en el aula, Paloma Sanz reivindica la labor de los docentes, 'van a ser más importantes que nunca'.
Raquel Hernández MorontaMartes, 26 de April de 2022
0

Paloma Sanz lleva más de 15 años dedicando su carrera profesional a la innovación y gestión de equipos.

Paloma Sanz es la encargada de innovación y seguimiento de equipos en el Colegio “Ramón y Cajal” desde hace más de 15 años. Su trabajo consiste en desarrollar la parte pedagógica, de innovación y facilitar el avance de los equipos.

El Colegio “Ramón y Cajal” es un centro privado de la Comunidad de Madrid que ofrece formación desde Educación Infantil hasta Bachillerato y tiene un compromiso firme con la aplicación de la innovación y las nuevas metodologías en el aula.

¿Qué uso tiene el Big Data en las aulas?

—En los colegios hay muchos datos. Nosotros empezamos en 2018 a generar ya esa conversación a nivel interno, qué podíamos hacer con el tema del Big Data, cómo nos podíamos beneficiar, cómo podíamos potenciarlo, así que llevamos ya bastantes años trabajando en ello.

Cuando llegó la pandemia, esa conversación y los proyectos piloto que teníamos en marcha se pararon. Teníamos la urgencia de sacar adelante todas las clases online y todo eso se quedó parado.

En definitiva, los colegios tenemos muchos datos y ahora más que nunca, ya que los alumnos tienen un dispositivo móvil y se conectan a clase de forma online. Todos estos datos quedan registrados, así que la cantidad de datos que manejamos actualmente son muy elevados.

Según tu experiencia, ¿cuáles son las ventajas de integrar las nuevas tecnologías en el aula?

—Las nuevas tecnologías nos ayudan como docentes, nos acerca a mundos que antes no hubiera sido posible. Por ejemplo, la realidad virtual o la realidad aumentada o la posibilidad de conectarse a internet, de hacer búsquedas o ver cosas en 3D. Nos acercan el mundo real a las aulas.

¿Cuáles son las dificultades de esta integración?

—A veces estamos delegando el papel de formador y educador en los dispositivos. Ese es el riesgo que puede haber: delegar la labor del profesor. Es cierto que la labor del docente se está transformando debido al uso de dispositivos en el aula. La labor del profesor tiene que evolucionar hasta entenderla como ser un facilitador,  ya que los dispositivos contienen toda esa información.

"

Las nuevas tecnologías nos ayudan como docentes, nos acerca a mundos que antes no hubiera sido posible

"

¿Los profesores seguirán siendo necesarios aunque los dispositivos tecnológicos entren en el aula?

—En mi opinión van a ser más necesarios que nunca. Son quienes van a tener que ayudar a los alumnos a desarrollar esas habilidades a nivel cognitivo, emocional y social. Todo esto es lo realmente importante a día de hoy, y es el propio profesor el que tiene que ayudar a sus alumnos a desarrollarlas. De eso no se puede encargar la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial te puede ayudar a que escojas un mejor recorrido de lectura o a adaptar los problemas de matemáticas al nivel deseado. Pero las habilidades a nivel cognitivo, emocional y social tienen que ser enseñadas por el profesor. Tienen que ayudar al alumno a que entienda qué información que encuentra en internet es útil y cuál no, ayudarle a gestionar equipos y trabajar en grupo, a que sepa debatir aprendiendo a apoyar argumentos… Y eso la Inteligencia Artificial no lo puede enseñar, va a facilitar la labor del profesor y va a personalizar el aprendizaje, pero el profesor tiene que estar más que nunca. Su labor es ayudar al alumno a desarrollar estas actividades que van a ser clave para que puedan usar los conocimientos que la inteligencia artificial puede facilitar a los alumnos.

¿El profesorado está formado para llevar a cabo de esa manera us actividad?

—Yo creo que cada vez más. Cada vez más este diálogo y esta conversación se integra en la sociedad. Desde hace unos años, los profesores entienden que no solamente son el foco del conocimiento como se hacía en los años 80 a través de la lección magistral, que era lo única que importaba.

Lo que estamos viviendo en el “Ramón y Cajal” desde hace ya 15 años es que ha habido una transformación en la que el alumno está en el centro, el profesor les guía, hay mucho trabajo en equipo, trabajo cooperativo, mucho ejercicio para desarrollar habilidades sociales, la empatía, la inteligencia emocional… Yo creo que los profesores están cada vez más formados.

Si bien es una asignatura que está aún pendiente como seres humanos. Hay veces que como seres humanos nos cuesta esa parte de competencia que es necesaria en todos los sectores de la sociedad, pero vamos poco a poco integrándola dentro de nosotros mismos. Como sociedad no estamos preparados al cien por cien para esto, pero sí que existe este diálogo y esta inquietud en los profesores ya desde hace unos años.

"

La Inteligencia Artificial va a facilitar la labor del profesor y va a personalizar el aprendizaje, pero el profesor tiene que estar más que nunca

"

¿En el Colegio “Ramón y Cajal” qué proyectos habéis llevado a cabo con éxito en el ámbito tecnológico?

—Llevamos más de 10 años enfocados en que los alumnos desarrollen sus habilidades digitales, desde cuarto de primaria trabajan en el formato iPad 1 to 1. Esto ha hecho que, tanto los profesores como los alumnos, desarrollemos una capacidad digital muy grande. Contamos con trabajo que está completamente digitalizado y apoyado por la tecnología.

Una cosa que ha funcionado muy bien durante la pandemia, cuando de un día par otro nos confinaron, es que todas las clases empezaron a impartirse de forma online. Esto se consiguió de un día para otro porque veníamos con mucha formación previa de hace 10 años, mucho bagaje digital desde hace 10 años. Ahora tenemos un modelo híbrido.

¿Cómo podemos evitar la deshumanización que provocan las máquinas en las aulas?

—Tenemos que asumir que tenemos que evolucionar, que hay algo que va a cambiar y que probablemente en algunos aspectos podamos percibir que hay una deshumanización. Yo creo que es importante humanizar el dato. Lo que está ocurriendo ahora es que al usar Big Data, empezamos a tener modelos predictivos que nos dicen qué puede ocurrir según los datos. Tenemos que tener mucho cuidado con estos modelos. Por un lado, porque los modelos están creados por una mente humana con sus propios sesgos. Por eso, una vez que nos dan los resultados o predicciones, se deben analizar por un ser humano también, por una persona competente para ello, que tenga las habilidades y las capacidades para analizar esos resultados que ha dado una máquina. Tenemos que humanizar siempre este proceso de Big Data y de Inteligencia Artificial, hay que poner un equipo competente que tome las decisiones en base a esos resultados, pero que tenga la capacidad crítica y de análisis que le permita tomar decisiones acertadas.

Mientras el profesor siga siendo el que guía a los alumnos y la tecnología solamente sea una herramienta que permita personalizar el aprendizaje, ahí no estaremos deshumanizando, sino transformando la labor del profesor, que sigue siendo muy humana.

"

Tenemos que asumir que tenemos que evolucionar, que hay algo que va a cambiar y que probablemente en algunos aspectos podamos percibir que hay una deshumanización

"

¿Qué papel tiene la familia?

—La familia tiene que ser también consciente de esta autopista enorme, de este mundo sin barreras que les estamos permitiendo. Las familias tienen que estar presentes y saber que están haciendo sus hijos cuando están con esos dispositivos, con esa tecnología, con los móviles, los ordenadores… Necesitan tener un cierto control y un conocimiento de lo que están haciendo sus hijos para poder apoyar también en su Educación. Más que nada porque sus cerebros se están desarrollando y no todo vale para el desarrollo cognitivo de un niño. Eso tiene que ser un adulto quien lo modere.

¿Cuál es la tendencia futura en la integración de las tecnologías en la Educación?

—Esto ha venido para quedarse. Esto es como cuando llegó el ascensor y la gente se preguntaba “¿sí o no?” Pues el ascensor llegó y se quedó. Otra cosa es decidir subir las escaleras andando porque es beneficioso para el físico, pero el ascensor sigue estando disponible. Yo creo que esto va a ser igual, nos vamos a poder beneficiar de las tecnologías porque permiten la personalización del aprendizaje. En el futuro nos vamos a dar cuenta de que los profesores cada vez tienen que ser más competentes en lo que son habilidades a nivel cognitivo, emocional y social. Será importante tener nociones en neurociencia, en cómo funciona el cerebro, ahora que a nivel científico tenemos mucha información. Todo esto es importante porque se encargan de desarrollar ese órgano de los niños y lo que va a buscar el colegio es que el cerebro, el corazón y el físico de los niños se desarrolle de la mejor manera posible.

"

Lo que va a buscar el colegio es que el cerebro, el corazón y el físico de los niños se desarrolle de la mejor manera posible

"
0
Comentarios