fbpx

“La Historia es una materia viva que debemos mantener y hacer llegar al futuro”

La investigadora del Instituto de Historia del CSIC y experta en arte medieval, Therese Martin, confiesa que se enamoró de su profesión cuando descubrió que “la Edad Media está aún viva en Europa”.
RedacciónJueves, 30 de June de 2022
0

“¿Qué sería de León o Burgos sin su catedral gótica? Si no sabemos conservarla perdemos una parte importante de nuestro patrimonio”. La investigadora Therese Martin, del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) reivindica la importancia de las humanidades y, en particular, la historia durante el curso Leer objetos, materializar textos: Fuentes primarias para la investigación interdisciplinar. De la edad media a la época moderna (MEDHIS) que se ha desarrollado esta semana pasada durante los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

La actividad académica se ha centrado en el estudio de casos concretos “donde los objetos y artefactos cobran especial protagonismo para iluminar los diferentes tipos de análisis históricos pormenorizados”.

“Hay salidas de las humanidades en las que no se piensa”, recalca Martin. Cuando hablamos de la Historia “se piensa como si fuera algo que ya no va con nosotros,  cuando en realidad es algo que tenemos que mantener y hacer llegar al futuro, es vivo”, profundiza la codirectora del curso de la UIMP.

La falta de medios, un problema importante para las Humanidades

“Cuando se dice que no hay salidas laborales la gente acaba creyéndolo, pero eso no es cierto por el patrimonio cultural tan rico que tenemos, el problema es que no hay inversión”, aclara. Además, comenta que “cuando hay inversión y hay formación hay trabajo en humanidades”. “Por poner un par de ejemplos de este curso tenemos dos personas con sus carreras que hubieran querido hacer Historia y no han podido y es muy habitual ver casos así en muchos cursos de los que damos”, profundiza.

“Mi primer viaje a España fue la chispa que me animó a dedicarme a la Historia”, comenta. Therese Martin, de origen estadounidense, estaba haciendo su carrera en Boston y puso camino a Madrid que fue su primera salida al extranjero. Lo que vió entonces “es que la edad media está aún viva en Europa”.

En su Estados Unidos natal solo están los museos que pueden “llegar a ser tristes, se pierde el contexto del objeto y en Europa tenemos edificios románicos y góticos “que siguen funcionando como estaban concebidos originalmente”, añade.

“Siempre tuve interés en la Historia, aunque mi primera formación fue en periodismo, la chispa fue ese viaje a España”. Enfatiza que empezó entonces a apasionarse por “una manera de contar el pasado no a través de batallas y reyes, sino a través de los objetos que son el hilo conductor que llega hasta hoy”.

Por su parte, la investigadora Verónica Abenza, codirectora del curso y también del Instituto de Historia del CSIC, ha dado en el curso las claves del MEDHIS que “es una plataforma temática interdisciplinar que está formada por especialistas que proceden de disciplinas que rara vez colaboraban para intercambiar conocimientos e ideas, desarrollar actividades y crear foros de discusión y de debate de esas ideas que se dan a conocer”. Para Abenza “es muy interesante  esta plataforma por poner en común enfoques metodológicos de distintas disciplinas”.

Un curso con dos ejes fundamentales

Lo más importante es en primer lugar “estudiar cómo los contactos culturales entre comunidades que normalmente se definen en función de su religión dan lugar a cambios sociales en centros especialmente multiculturales en un arco de tiempo amplio”. Por otro lado, Abenza ha indicado que les interesa centrarse, en segundo lugar, en la cultura material, en los objetos que crean esas comunidades y, también, “en las fuentes documentales, visuales, los propios objetos textiles que reflejan por su contenido las distintas dinámicas de las distintas comunidades”.

“Uno debe hacer aquello por lo que siente un interés genuino”, matiza. Aunque Abenza venía de una familia con inclinaciones artísticas, decidió estudiar ADE y es que “las humanidades tienen difíciles salidas laborales”. Finalmente decidió dejar la carrera y apostar por su sueño. De hecho “dejé deliberadamente ADE para licenciarme en Historia del Arte y después iniciar la carrera de investigación”, concluye.

0
Comentarios