Los estudiantes evalúan las propuestas de los partidos ante las elecciones del 28-A

Los costes ocultos, las reválidas o la educación afectivo-sexual, entre las preocupaciones expuestas por los alumnos en el encuentro preelectoral promovido por la confederación estatal Canae.
Saray MarquésMartes, 16 de abril de 2019
0

La sede de la confederación estatal de asociaciones de estudiantes (CANAE) se ha convertido esta mañana en el escenario de un debate bajo el lema Que gane la educación con representación de PSOE (Omar Anguita, secretario general de las JSE), PP (Ana María González, portavoz de Educación del grupo popular en el Senado), Ciudadanos (Mayte de la Iglesia, portavoz de Educación del grupo Ciudadanos en la Asamblea de Madrid) y IU (Lola Ruiz, coordinadora del área de Educación de IU de Madrid).

Con la cita electoral del 28 de abril como telón de fondo, cada una de las formaciones ha expuesto las líneas básicas referentes a Educación en sus programas, que, en el caso de PSOE y Ciudadanos, se han dado a conocer ayer y esta misma mañana.

Todos han coincidido en la necesidad de situar la Educación en el centro y de transformar el sistema “con leyes consensuadas que recojan la voz de la comunidad educativa y le den estabilidad más allá de una generación”, en palabras de De la Iglesia. La portavoz de la formación naranja, junto con el Pacto, el MIR educativo o una selectividad igual en toda España, ha vuelto a defender una de las propuestas estrella de Albert Rivera, la nueva asignatura de Constitución frente a la alternativa de incluirla en otras materias que ha propuesto Ana González (PP), para quien “la Educación en valores ha de ser transversal”.

 

C's ha defendido la asignatura de Constitución frente al abordaje transversal que prefiere el PP.

Los representantes de los distintos partidos se han mostrado dispuestos a “dejar para el final” los aspectos que generan más discrepancias y a “mirar hacia delante”, demostrando que el acuerdo político en materia educativa es posible, con la representante de IU, Lola Ruiz, aprovechando para pedir un mayor despliegue democrático, una mayor representación femenina y una mayor transparencia en la negociación que la que ha caracterizado los trabajos de la Subcomisión para el frustrado Pacto Social y Político por la Educación.

Distintos enfoques

La igualdad de oportunidades es uno de los principios que todos los grupos han proclamado, con un sistema de becas potente y el fortalecimiento de la educación 0-3, entre otros, pero en este punto se han podido evidenciar los distintos enfoques según las siglas.

Si Omar Anguita (PSOE) ha apostado por la educación como ascensor social que centra sus esfuerzos en aupar a esos alumnos que menos tienen, para Ana González, “Debemos centrarnos en el alumno, pero tanto en el que tiene más dificultades como en el alumno con altas capacidades. El alumnado excelente también necesita apoyo y ayuda”, ha subrayado, apostando por extender el Bachillerato de excelencia en marcha en comunidades como la madrileña a todo el territorio.

PSOE, como IU, ha introducido la necesidad de revertir los recortes y de aumentar progresivamente la inversión en educación. En el caso de IU, Lola Ruiz ha incidido, además, en la urgencia de atajar un “modelo privatizador” que abarca desde la Educación Infantil hasta la Superior, modelo que, a su juicio, perjudica a la escuela pública y fomenta la segregación. Si PSOE e IU han hablado, respectivamente, de un 5% y un 7% del PIB para la cartera de educación, PP es más partidario de lograr un pacto de financiación del sistema similar al pacto del sistema de pensiones, “más allá del PIB”.

PSOE, como IU, ha introducido la necesidad de revertir los recortes y de aumentar la inversión.

Los estudiantes han escuchado, con picos de atención, las propuestas y promesas de cada uno de los cuatro representantes (todos ellos con experiencia en distintos puestos en el mundo educativo ­–docencia, orientación, inspección–), y han introducido diferentes cuestiones que les inquietan, como los “costes ocultos” que ponen en riesgo la gratuidad de la etapa obligatoria (François Moreno), las reválidas (Iván García) o la introducción de la educación afectivo-sexual (Patricia Villa).

También representantes de la sociedad civil han expuesto sus preocupaciones, como Georgeli Pérez, de Fiapas, preocupada por la desaparición de los apoyos al alumnado con necesidades educativas especiales más allá de la etapa obligatoria, haciendo peligrar su permanencia en el sistema, y María Rodríguez, del Consejo de la Juventud, requiriendo una mayor atención a las etapas obligatorias dentro del sistema de becas y ayudas al estudio.

La prevención del abandono educativo temprano, la revisión de la atención a la diversidad, un observatorio de becas eficaz e independiente, un plan de FP o el refuerzo de la orientación han sido otras de las cuestiones que se han abordado en el debate, en el que Ana González ha defendido el adelanto de los programas de diversificación (hoy PMAR) a 2º de ESO con la Lomce pero ha reconocido que quizá deberían extenderse hasta 4º de ESO y no detenerse en 3º. Mayte de la Iglesia ha señalado la oportunidad de abrir el melón del currículum y de modernizarlo y descargarlo –salvo en el caso de la asignatura de Constitución que propone su partido ha defendido que se desprenda de “las pequeñas asignaturas de una hora”–. Omar Anguita ha apostado por que la recaudación de los impuestos se dirija especialmente a la educación pública: “¿Si bajamos los impuestos, de dónde procederá la inversión, o es que se está pensando en reducir la inversión?”. Y Lola Ruiz, por su parte, ha planteado canalizar los costes de impartir la asignatura de Religión a financiar la educación para hacerla realmente gratuita.

 

0
Comentarios