fbpx

Formación del profesorado de Secundaria en España

En Finlandia el acceso a los estudios para poder desempeñar la profesión de profesor es realmente difícil y, de hecho, sólo el 10% de las solicitudes son aceptadas.
Pablo Fernández y Diego VergaraMartes, 28 de mayo de 2019
0

"La implantación en el aula de nuevas metodologías basadas en el uso de las TIC exige al cuerpo docente la formación previa a su aplicación". ® HURCA!

Acorde a los resultados del informe PISA (Programme for International Student Assessment − Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), España nunca ha alcanzado el nivel académico de otros países de la Unión Europea como Finlandia, Alemania o Francia, quedando además situada por debajo de la media. En los resultados de los últimos informes PISA, España ocupó el puesto 28º en la prueba de ciencias, el 32º en la prueba matemática y el 25º en la prueba de lectura. Siempre por detrás de los países citados previamente, que respectivamente ocuparon los siguientes puestos: Finlandia (puestos 5º, 12º y 4º), Alemania (puestos 15º, 16º y 10º) y Francia (puestos 26º, 26º y 19º).

Aunque existen muchos factores que ayudarían a analizar y justificar estos resultados, un aspecto a tener en cuenta puede ser la diferencia existente entre los distintos países en relación a la formación del profesorado. El hecho de que esto influya o no en los datos del informe PISA queda a criterio del lector.

Modelos de formación del profesorado
Respecto a los modelos seguidos en formación de profesorado se distinguen principalmente dos tipos: simultáneo y consecutivo. La diferencia entre ambos modelos es la organización de la parte científica y la parte didáctica de la formación. De este modo, la formación simultánea abarca ambas partes (científica y didáctica) en el mismo plan, mientras que la formación consecutiva afronta primero los estudios científicos y después los didácticos.

Francia apuesta por un modelo consecutivo, mientras que en Alemania y Finlandia coexisten los modelos simultáneo y consecutivo. En el caso de España la formación de profesorado de Primaria sigue un modelo simultáneo mientras que el profesorado de Secundaria sigue un modelo consecutivo, realizando en primer lugar un Grado como parte científica y, posteriormente, un Máster como especialización.

Acceso a los estudios para ser profesor
En Finlandia el acceso a los estudios para poder desempeñar la profesión de profesor (Primaria o Secundaria) es realmente difícil y, de hecho, sólo el 10% de las solicitudes son aceptadas. Esto redunda en un importante reconocimiento social de los profesionales de la Educación en dicho país, hasta el punto de que una de las carreras más demandadas por los jóvenes del país es la de profesor, superando a carreras como Medicina, Psicología, Derecho, etc. Concretamente, el acceso consta de dos fases; en la primera, que se realiza a nivel nacional, se mide la competencia lectora y matemática de los aspirantes, mientras que en la segunda se exigen exposiciones escritas, prácticas de enseñanza y entrevistas.

Por otro lado, Francia presenta uno de los sistemas más selectivos al ofertar en la universidad el número justo de plazas que posteriormente el Estado necesita para ejercer la profesión docente. Antes de acceder a una de estas plazas, el candidato debe haber superado sus estudios de Bachillerato y una prueba nacional que consta de nueve o diez evaluaciones, tanto de carácter escrito como oral.

De igual modo, en Alemania, los alumnos que quieren formarse como profesores deben superar previamente unas pruebas de acceso a la universidad, las cuales también son escritas y orales. Por último, España dispone de un sistema menos selectivo que el comentado para los tres países analizados. Para llegar a ser profesor de Secundaria, el sistema español permite acceder a todos los que posean el título de Graduado Universitario al Máster en Profesorado, que es el que habilita al candidato como futuro docente una vez superado el mismo.

Para llegar a ser profesor de Secundaria, el sistema español permite acceder a todos los que posean el título de Graduado Universitario al Máster en Profesorado

Importancia de una formación pedagógica
La idea de que para impartir clase en Secundaria basta con dominar únicamente los contenidos científicos −supuesto que acredita una formación universitaria como mínimo de cinco años– ha quedado obsoleta, revelándose con ello la necesidad de que el profesorado reciba una buena formación específica en otros aspectos no académicos y sí didácticos o pedagógicos.

De este modo, los profesores de los cuatro países considerados en este artículo (Finlandia, Alemania, Francia y España) cursan un total de 300 ECTS para poder ejercer la profesión, pero es en la estructura de los mismos donde se ve la disparidad entre ellos. Alemania es el país que más importancia da a la formación pedagógica del candidato a Profesor de Enseñanza Secundaria, superando en más de un 57% del total las materias destinadas a dicha formación. Por la cola encontramos a España y Francia, con tan sólo un 20% y un 8%, respectivamente, de los ECTS dedicados a materias pedagógicas.

Parte práctica de la formación
En relación al Practicum −de obligado cumplimiento por los cuatro países−, España parece ser el país con el periodo más corto para su realización. Frente al mínimo de 12 ECTS exigidos en España para realizar las prácticas de formación en los institutos de Enseñanza Secundaria (Máster en Profesorado), Francia presenta una media de 23 ECTS obligatorios, dejando en el intervalo a Finlandia, con 20 ECTS.

En el caso de Alemania la duración de estas prácticas depende de cada Estado federal, pero, en todo caso, supera el periodo de España. Otra diferencia respecto a España es que en Francia y Alemania los profesores en prácticas reciben una remuneración económica por su actividad, algo que no ocurre en España. En Francia, por ejemplo, esta remuneración supone la mitad de la jornada de un profesor titular y corresponde a 12 ECTS extras a los ya mencionados.

Acceso a la profesión de docente
Este punto tiene relación directa con el acceso a la formación universitaria para desempeñar la profesión de profesor. Dependiendo de los requisitos exigidos por los países en el acceso a dicha formación docente, mayor o menor será la facilidad de acceso a la profesión. Cumpliéndose así que los países que ofertan solo las plazas universitarias necesarias para cubrir las necesidades de profesorado del país, y exigen además unos mayores requisitos a los aspirantes, son los países donde menos paro existe en la profesión. Este es el caso de Finlandia, Alemania y Francia, mientras que España se encuentra en el lado opuesto.

España no es tan exigente a la hora de acceder a la formación y eso favorece que muchos alumnos opten por realizar dichos estudios. Eso sí, una vez finalizados, es entonces cuando el elevado número de egresados se enfrenta a una exigente selección para la obtención de la plaza como docente. Existen dos salidas laborales para un egresado español: la primera es buscar un centro privado o concertado donde impartir clases, y la segunda es realizar un concurso-oposición para obtener plaza en un colegio público, convirtiéndose en un funcionario de carrera.

España no es tan exigente a la hora de acceder a la formación y eso favorece que muchos alumnos opten por realizar dichos estudios

Formación permanente dentro del cuerpo docente
Es indiscutible que los tiempos cambian y con ellos también cambian las necesidades de la sociedad. Buen ejemplo de ello es la incorporación en el aula de recursos tecnológicos (proyectores, pizarras digitales, ordenadores, etc.) adaptando así el proceso de enseñanza-aprendizaje a la demanda de la sociedad. En este sentido la implantación en el aula de nuevas metodologías basadas en el uso de las TIC exige al cuerpo docente la formación previa a su aplicación.

Además, la aparición de diferentes tipologías de enseñanza (aprendizaje cooperativo, aprendizaje servicio, aprendizaje basado en proyectos, metodologías ágiles, gamificación educativa, design thinking, etc.) fomentan que el profesor necesite actualizarse constantemente. De este modo, la formación permanente como profesor es de obligado cumplimiento en 28 sistemas educativos, por ejemplo, en España es requisito fundamental para la promoción profesional y el aumento salarial.

Una vez más distinguimos un factor de éxito en Finlandia, donde los profesores tienen la obligación y el derecho de dedicar parte de sus horas lectivas a su formación, sin dejar de percibir parte de su sueldo.

Aunque se ha apostado por la europeización en el ámbito de la Educación, buscando una unificación de los sistemas educativos, la realidad indica que aún existen grandes diferencias entre los países europeos.

Los autores son profesores de la Universidad Católica de Ávila

0
Comentarios
  1. Noticias | Del 25 al 31 de mayo - UCETAM
    31 de mayo de 2019 08:28

    […] ⇒Leer más ⇐ […]