¿Despacio o deprisa?

Ana Municio
Licenciada en Psicopedagogía y maestra
16 de marzo de 2020
0

Vivimos en un mundo que los expertos han definido como VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Las situaciones de cambio van tan rápidas que no nos queda más remedio que adaptarnos de forma veloz sin dejar de atender a la complejidad.

Este es un argumento que suele justificar las sesiones de formación de actualización pedagógica y que a veces se escucha con desgana como algo lejano: “Sí,  hay que cambiar la Educación, está claro que muchas herramientas y métodos no funcionan con estos alumnos, pero no hay prisa, poco a poco …”.

Sin embargo, la realidad se impone, la globalidad nos trae nuevos retos que afrontar juntos, a nivel mundial, como la pandemia que se traslada por el mundo con una velocidad de contagio sin precedente. De repente, los andamios de funcionamiento se tambalean y nos vemos, con prisa y sin los conocimientos necesarios, atendiendo a una necesidad imperiosa para que el curso no pare aunque nos tengamos que quedar en casa.

Todas las crisis han ido de la mano del aprendizaje y de la creación de nuevos modelos. En este caso, creo que el sistema educativo se ha de dar cuenta de que hay cambios que no se pueden hacer despacio, y menos en este mundo VUCA que van a tener que manejar nuestros alumnos, ciudadanos del mañana. Las administraciones educativas tendrán que recapacitar sobre por qué los profesores tienen que explicar, desde un modelo de #teledocencia a los alumnos, cómo estos han de abrir plataformas de e-learning en sus móviles, cómo escanear ejercicios con el móvil, cómo convertir a pdf una tarea… cuando podrían ser prácticas ya en uso desde hace años, si pudieran usar sus móviles como herramienta didáctica como defiende el movimiento BYOD (Bring Your Own Device).

La globalidad nos trae nuevos retos que afrontar juntos, a nivel mundial, como la pandemia que se traslada por el mundo con una velocidad de contagio sin precedente

Los profesores de un día para otro tienen que afrontar que el porfolio de alumnos puede ser una herramienta de evaluación, que tienen herramientas en sus ordenadores y en sus móviles que tienen que aprender deprisa; ya no vale el despacio y sin estrés, porque hoy mismo tienen que ofrecer a sus alumnos recursos y medios para que el curso no pare.

Y esta lejanía del mundo educativo hacia las herramientas digitales ahora se traslada a las familias, que tienen que ayudar a sus hijos (¿desde 1º de Primaria?) a manejarse con unas herramientas que ellos tampoco tiene por qué saber usar y esto, desgraciadamente aumenta la brecha y va en contra de la equidad educativa.

Menos mal que las crisis siempre son oportunidades y, en la mayoría de los casos, sacan lo mejor de cada uno para ser solidarios. El mundo educativo se ha volcado poniendo en marcha numerosas iniciativas de ayuda entre docentes y también para las familias. Las Redes Sociales están plagadas de apps que abren para estos días sus servicios premium para el uso de docentes creando recursos on line como locos, de hashtag de “pregunta lo que necesites” como #profesqueayudan, #SOSDigitalDocente, #teledocencia, y grupos de Telegram en los que los profes pueden pedir ayuda o bien ofrecerse a ayudar: Teletrabajo docente, SOSDigitalDocente, AulablogenRed… Se suman iniciativas como la de algunos canales de televisión que ofrece material educativo a las familias para estos días de confinamiento, haya programación cultural a la carta en sus plataformas para todos y, sobre todo, acompañamiento para que gestionemos lo mejor que podamos este acto de responsabilidad que es cumplir con el  #YOMEQUEDOENCASA.

Estaba escribiendo un post educativo con esta pregunta: ¿despacio o deprisa? Con toda la tranquilidad, leyendo a Domènech y a Honoré, elogiando la necesidad de frenar ritmos en la Educación con el aprendizaje mediante metodologías activas, y la realidad me ha impuesto cambiar de tema y defender que hay cosas importantes que hacer en el mundo educativo, que no pueden tolerar la lentitud.

Dejaré el tema de aprender con tranquilidad  y profundidad para otro momento más sosegado, si llega…

Para saber más:

0
Comentarios