Educación desde casa: cinco cuestiones previas

Ingrid Mosquera
Profesora en UNIR, especialista en Didáctica, TIC y Microlearning activo
11 de marzo de 2020
0

Llevo más de diez años como profesora de una universidad online. Anteriormente había sido profesora en una universidad presencial. También formo a profesores en cursos a través de internet. El cambio es brutal. Tenemos que readaptar todo el sistema, personal y profesional. Cada día sigo aprendiendo y sorprendiéndome de las posibilidades de la docencia online. Precisamente, hace unos meses, recibía un premio por mi experiencia de innovación docente dedicada a conseguir mejorar la participación del alumnado en contexto virtual, así como su sentimiento de grupo.

Con todo ello, me atrevo a dar unas indicaciones que espero que puedan resultar de utilidad. En las circunstancias actuales, hay diferentes puntos que debemos tomar en consideración:

  1. No todos los alumnos cuentan con conexión a internet, una conexión suficientemente rápida para un trabajo óptimo o una pantalla adecuada. Es decir, no pongamos el foco, exclusivamente, en lo digital, leer, ver series, escribir, jugar o los deberes de toda la vida tendrán que seguir siendo opciones para muchos estudiantes.
  2. El papel de las familias es fundamental. En casa no están los profesores, serán las familias, dentro de lo posible, las que tendrán que prestar atención al trabajo de los pequeños y no tan pequeños, estableciendo rutinas. Sé que no es fácil, de la teoría a la práctica hay un mundo. Hagamos lo que podamos, simplemente.
  3. Debemos ser flexibles. Tenemos que partir de la base de que, en muchas ocasiones, ya es complicado que trabajen en clase o cuando les mandamos deberes. Como decíamos, el papel de las familias es fundamental, pero debemos ser conscientes de que no será lo mismo que estar en clase. Además, tenemos que recordar que nos encontramos en unas circunstancias excepcionales, no podemos pretender seguir el ritmo normal que seguiríamos en el aula, por mucho que queramos hacerlo. El trabajo autónomo y la planificación de todo el día también es una novedad para ellos. Quizás también sería bueno ayudarles ofreciéndoles algún tipo de calendario o propuesta organizativa.
  4. No tenemos experiencia. La mayoría de los profesores, lo mismo que sus alumnos, no tienen experiencia en la educación online, no podemos esperar hacer maravillas de la noche a la mañana. La educación online tiene sus propias características y necesita un periodo de adaptación y aprendizaje con el que en este momento no contamos. Por lo tanto, no te exijas de más ni les exijas a ellos. Quizás en posteriores ocasiones estaremos más preparados para estas circunstancias, pero ahora mismo, se trata de salir al paso y hacerlo lo mejor que podamos, liándonos lo menos posible. No te exijas demasiado ni se lo exijas a ellos, no sería justo para ninguno.

5. Un mundo lleno de posibilidades. Con todo lo anterior, debemos ver siempre el lado positivo de las cosas, hay que intentarlo al menos. Esta es una oportunidad de actualizarnos, modernizarnos y desarrollar nuestra competencia digital y la de nuestros alumnos, aunque sea de prisa y corriendo, como no se deben hacer normalmente las cosas.

Contamos con muchísimas herramientas gratuitas a nuestra disposición para poder hacer actividades motivadoras con nuestros alumnos. Creo que es fundamental hacerles propuestas creativas, con las que no les vaya a costar trabajo estar delante del ordenador unas horas, casi sin darse cuenta. No nos equivoquemos, si simplemente grabamos un vídeo probablemente le hagan menos caso que cuando les hablamos en clase.

Debemos buscar la interacción con el estudiante en sus casas, la comunicación entre toda la clase y seguir con la idea de que formamos un grupo. Para todo ello, os remito a mi canal de YouTube, con herramientas que os podrán ser útiles al respecto, pero, sobre todo, os dejo a la espera de un segundo artículo, que saldrá en breve, lo antes posible, y en el que os recomendaré algunas herramientas muy sencillas, tanto para vosotros como para ellos, para trabajar desde casa.

Recordemos que la mayoría de los centros cuentan con páginas web en las que poder centralizar las noticias o en las que poder plantear trabajo a nuestros alumnos. Además, os recomiendo pasaros por las redes, Twitter o Telegram, por ejemplo, donde se han empezado a formar grupos de trabajo entre profesores que comparten recursos y materiales. Igualmente, no os olvidéis de que YouTube está repleto de canales educativos que os serán de gran ayuda.

Lo más importante: no tengas miedo a equivocarte, estamos en un momento piloto, ya sabes, todo lo que pueda salir mal, saldrá mal, tómatelo con filosofía y buen humor, no te exijas demasiado, apóyate en los compañeros y mantén tu mente abierta. Los aprendizajes que adquieras estos días te podrán ser útiles en el futuro. Digamos que estás enfrentado a una especie de curso intensivo. Aprovecha la oportunidad, no te arrepentirás. Pronto, el segundo artículo con ideas y herramientas concretas que espero que os puedan ser de utilidad, ¡ánimo docentes!

0
Comentarios
  1. Miguel Ángel Pérez Reyes
    13 de marzo de 2020 15:49

    Excelente Ingrid!
    Estoy pensando en un video corto para la presentación de alguna actividad virtual para mis alumnos(as), con los efectos con efectos de 2 voces, para sorprenderlos, pues como dices, motivarlos debe ser fundamental para esta nueva experiencia.
    Gracias mil!