fbpx

El País Vasco renuncia a ser pionero en la vuelta a las aulas

El retorno de los alumnos no será en la fase 1 sino en la fase 2 y en vez de ser obligatorio será voluntario. Los centros decidirán si abren o no.
RedacciónMartes, 19 de mayo de 2020
0

“A pesar de haber alcanzado un acuerdo con el Gobierno de España para recuperar la Educación presencial a partir del 18 de mayo, el Gobierno Vasco sigue sin recibir la cobertura jurídica necesaria para ello. Por tanto, la vuelta para el alumnado prevista será el 25 de mayo”. Con este tuit el jueves pasado tras la Conferencia Sectorial telemática, la consejera de Educación del País Vasco, Cristina Uriarte, daba un margen de una semana más para la vuelta escalonada a las aulas.

Para entonces se espera que el País Vasco esté ya en fase 2, la que se corresponde, en el plan de desescalada educativa del Gobierno de España, con la apertura para los alumnos de 4º de ESO, 2º de Bachillerato y FP de Grado Medio y Superior y último año de enseñanzas de régimen especial (también ser permitía la apertura de Infantil hasta seis años y de los centros de Educación Especial).

Tensión en la comunidad

El martes pasado, el Departamento de Cristina Uriarte ya había rectificado en uno de sus propósitos iniciales, que el regreso fuera obligatorio. El martes 12 anunciaba que se dejaba libertad a los centros educativos a la hora de decidir sobre su vuelta a la actividad presencial. Desde el Consejo Escolar de Euskadi se avalaba esta posición, que deja en manos del Consejo Escolar de cada centro y en última instancia de la dirección dar el paso “con responsabilidad y atendiendo a lo que sea mejor para el alumnado”.

Sin embargo, los sindicatos –LAB, ELA, Steilas, CCOO y UGT—, la Federación de Ikastolas y la patronal Kristau Eskola seguían oponiéndose a la vuelta el día 18, aun con las nuevas condiciones.

Steilas acusaba al departamento de Cristina Uriarte de la “máxima irresponsabilidad”, mientras dejaba en manos de sus servicios jurídicos determinar si la competencia de abrir o no las aulas puede estar fuera de las competencias de un centro. A lo largo de la semana, el colectivo de limpieza de colegios había criticado la vuelta por “precipitada” y “sin saber cómo se adaptará la limpieza a las nuevas circunstancias” y el Sindicato de Estudiantes había llamado a la huelga a todo el estudiantado.

Pese a esa semana más, la tensión continúa. El pasado viernes, ELA notificó a Trabajo una huelga indefinida desde el 25 de mayo. Al tiempo, denunció que se está pidiendo a los centros de Formación Profesional que envíen a sus alumnos a las prácticas presenciales en las empresas y animó a los centros a que no cumplan esta instrucción.

Ayer, LAB llamó a plantes en aquellos centros en que se considere que no se han adoptado medidas para garantizar la salud y seguridad de las plantillas y el alumnado y no descartaba “si fuera necesario” sumarse a la huelga registrada por ELA “para mantener la unión sindical y apoyar esa paralización de la actividad”.

Así abrirán los centros que abran el 25 de mayo

  • Cursos críticos. 90.000 alumnos de Bachillerato, FP Básica, de Grado Medio y Superior y 4º de ESO.  Unos 30.000 profesores.
  • Mismo día. En un principio se previó una vuelta escalonada (los segundos cursos el 18 y los primeros cursos y 4º de ESO, el 25 de mayo). Ahora todos volverán a la vez el 25.
  • Libertad para el centro. Cada uno decide si abre sus puertas o no. Educación les ha repartido hidrogeles, mascarillas, termómetros y un protocolo de actuación.
  • Medidas preventivas. Alumnos y profesores con mascarilla. 1,5 metros de distancia entre puestos escolares. 15 alumnos máximo por aula. Jornada intensiva de cinco horas sin comedor.
  • Modelo híbrido. Se permite que los alumnos combinen dos días de clases presenciales y formación telemática.
0
Comentarios