fbpx

Cómo hacer que tus hijos sean consumidores responsables

Lograr que nuestros hijos huyan de las compras impulsivas y sepan distinguir las necesidades reales es una de nuestras tareas educativas. Dentro de la iniciativa de Fundación MAPFRE 'Educar financieramente a tus hij@s', Fernando Ucha, profesor de Economía en Secundaria, nos explica cómo les podemos ayudar tanto desde casa como desde colegios e institutos.
RedacciónMartes, 14 de mayo de 2024
0

«Todos pensamos que comprar es un acto, pero no es un acto, no es una emoción».

Profesor de Economía en Secundaria, Fernando Ucha nos explica cómo en el momento de la compra nuestra autoestima sube un 17% y liberamos hormonas del placer. «Las marcas son conscientes, y ya no venden productos, venden emociones», constatan, recordando aquel anuncio de una marca de coches que lo ejemplifica a la perfección, aquel «¿Te gusta conducir?» que supuso un cambio de paradigma en la publicidad.

En el momento de la compra nuestra autoestima sube un 17% y liberamos hormonas del placer. Las marcas ya no venden productos, venden emociones

Publicidad y consumo van muy ligados, y por eso en la nueva entrega del Especial Educar financieramente a tus hijos de Fundación MAPFRE Ucha nos habla de marketing, de influencers, de redes sociales…

«Estamos en un mundo en el que las señales de compra son constantes, y es complicado luchar contra ello, contra todo el bombardeo de las marcas para que estés siempre a la última», reconoce el educador.

"Educa la tribu"

Para hacerlo, Ucha apunta la necesidad de que se trabaje a tres niveles: desde las instituciones educativas, desde la familia y, por extensión, desde la sociedad. Como reza el famoso proverbio africano, «Educa la tribu».

  • Desde el aula. En cuanto al trabajo desde el aula, Ucha apuesta por una educación en el consumo responsable: «Que los alumnos vean el proceso productivo desde que sale la materia prima hasta que el producto llega a sus manos, que analicen esa cadena».
  • Desde casa. En relación a las familias, el educador incide en la importancia del ejemplo. «Es una de las herramientas más potentes. Lo que ven es lo que hacen».
  • Desde la sociedad. En este sentido, Ucha subraya que es muy importante que el mensaje llegue también desde sus iguales, influencers con los que comparten idioma, estilo de vida, aficiones, con los que se establece una conexión emocional.
Compra reflexiva

Se trata de lograr que las compras que realicen nuestros hijos/alumnos no sean impulsivas, que sean lo más reflexivas posibles, que surjan de la necesidad, no de un capricho pasajero.

Para ello, explica Ucha, es bueno que se familiaricen con el concepto de presupuesto, lo que supone que existen unos límites. O con la pirámide de las necesidades básicas. Transmitirles, asimismo, que, mientras que las necesidades son infinitas, los recursos son escasos.

Hay que transmitirles a nuestros hijos/alumnos que mientras que las necesidades son infinitas, los recursos son escasos

Es bueno que los adolescentes hablen con nosotros o con sus amigos de la compra que van a hacer, que valoren su necesidad, y una estrategia que puede servir a la hora de distinguir necesidades reales de aquellas que no lo son es decirles: «Cómpratelo, pero no lo abras hasta dentro de tres días». Y al tercer día preguntarles: «¿Realmente era lo que querías?».

Debates, libros, documentales

Entre las fórmulas que suelen funcionar en el aula, Ucha menciona los debates o la lectura de libros como No logo, de Naomi Klein.

También, el visionado de documentales que nos muestran dónde nos puede llevar y, de hecho, nos está llevando ya, el consumo irresponsable. Por ejemplo, cita Antes de que sea tarde, de Leonardo DiCaprio; o Un mar de plásticos, de Kirsti Blom y Geir Wing Gabrielsen. «Son títulos que les impactan y conciencian, como Made in Bangladesh, sobre la industria textil», expone Ucha.

Mayor peso de la economía en el currículo

¿Cómo hacer que nuestros hijos/alumnos sean conscientes de que cada acto de compra que realizan tiene unas consecuencias económicas, medioambientales y sociales?

Sin duda, con un mayor peso de la educación financiera en el currículo, que el profesor reivindica. Ucha se muestra partidario de que la economía sea una asignatura obligatoria desde edades tempranas, porque «una visión general de la economía es fundamental para lograr la madurez económica y el conocimiento financiero«.

La economía es una cuestión social pero, además, prepara a los alumnos para la vida adulta, concluye Ucha.

0
Comentarios