La colaboración familia-escuela: un ideal a veces difícil de conseguir

Para los alumnos, el colegio perfecto sería uno en el que sus padres participaran más y se coordinaran con sus profesores, pero la realidad demuestra que no existe ese trabajo en equipo más allá de las reuniones puntuales.
Adrián ArcosMartes, 5 de febrero de 2019
0

A ocho de cada diez profesionales de la Educación les gustaría que las familias trabajasen más en equipo con los profesores. La razón por la que se produce este dato es que la mayoría de profesores (el 96%) opina que cuando colegio y padres trabajan juntos, se consigue un mejor desarrollo de las competencias de sus hijos. El 81% de los educadores considera también que la Educación en valores es responsabilidad de ambos colectivos.

Son algunas de las conclusiones que se extraen del Estudio sobre la percepción de los educadores en torno al rol de los padres y madres en educación, una encuesta a más de 400 docentes de toda España, realizada por la Fundación SM y Gestionando Hijos, que pone sobre la mesa la importancia de que las familias y profesores trabajen coordinados para lograr el éxito educativo.

'El mejor colegio del mundo´

Basándose en el estudio, ambas organizaciones también han puesto en marcha la campaña de sensibilización El mejor colegio del mundo. Para ello han seleccionado a 19 niños a los que les hicieron la siguiente pregunta: “¿Qué debería tener el mejor colegio del mundo?”. Tras soñar despiertos e imaginar un colegio con camas elásticas, toboganes, piscinas y animales, todos los niños coincidían en dibujar a su profesor ideal como “alguien que, además de enseñarles, les diera confianza” y que “se llevara bien con sus familias”. Y todos estuvieron de acuerdo en que su colegio perfecto sería uno en el que sus padres participaran más y trabajaran junto a sus profesores.

Respecto a la implicación de los padres en actividades concretas del centro, el estudio destaca la elevada asistencia a reuniones con los profesores (82%), pero no se aprecia que esta actividad redunde en un trabajo en equipo de padres y docentes (solo el 6%).

Falta de conciliación

Alberto Soler, psicólogo que intervino en la presentación del estudio, considera una “necesidad la coordinación y la lealtad entre familia y escuela, sin olvidar la parte esencial que son los niños”. Sin embargo, tanto él como otros expertos invitados a la presentación, pusieron sobre la mesa las limitaciones que conlleva la falta de conciliación entre la vida laboral y la familiar.

Laura Baena, fundadora del Club Malasmadres, compartió el “deseo de que mis hijas tengan el mismo recuerdo que yo de mi colegio, con profesores implicados y en conexión directa con mis padres. La diferencia es que cuando el profesor llamaba, mi padre siempre estaba allí”. Para ella, “el problema es la falta de conciliación, sobre todo que el 80% de las madres no puede conciliar”.

El papel de las empresas

Y ahí entra en juego la implicación de las empresas para permitir jornadas más flexibles, “que no hagan sufrir a los padres cuando pidan permiso para acompañar a su hijo en el primer día de cole o en el festival de Navidad, o cuando el profesor avise a los padres para que asistan a una tutoría. Tenemos un gran problema en nuestra sociedad que no es capaz de apostar por la paternidad y la maternidad, y no es solo tarea de padres y profesores, sino también las empresas y el gobierno”, denunciaba Baena.

Para Alberto Soler, “es importante que no solo sean las madres quienes vayan a las tutorías. Es una labor tiene que ser de equipo, pero también dentro de la familia, porque si no perpetuamos estereotipos de género y es nuestra responsabilidad cortar esa cadena ya un poco rancia”.

Según el 95,8% de los educadores, el papel de las empresas es vital para la conciliación de la vida familiar y laboral en beneficio de la Educación de los hijos.

El estudio de Fundación SM y Gestionando Hijos pone de manifiesto que, “según el 95,8% de los educadores, el papel de las empresas es vital para la conciliación de la vida familiar y laboral en beneficio de la Educación de los hijos”. Por ello, las dos organizaciones han presentado su recién creado sello Equipo educativo para empresas que primen la conciliación entre sus trabajadores.

Entre los puntos que deben cumplir las empresas para conseguir el sello están “facilitar la asistencia a tutorías y reuniones académicas con los profesores”, “acompañar a los hijos menores de 12 años al primer día de cole” o “fomentar el teletrabajo en aquellas ocasiones en las que los hijos no puedan asistir al colegio”.

“Docentes optimistas”

Para Mar Romera, docente y especialista en Educación emocional, “el mejor cole del mundo está construido por buenas personas, fundamentalmente por docentes optimistas. No puede haber una escuela donde el profesorado sea pesimista, porque cualquier persona que cree en la Educación tiene que pensar que mañana es mejor que hoy”. Alberto Soler destacó que “familia y escuela trabajan con un mismo objetivo: la Educación en valores de los hijos, y todos deben ser personas que los conozcan y que se preocupen por su Educación”.

Andreas Schleicher "

Los padres no son clientes, son parte de la escuela, y la relación debe estar basada en la confianza

"

El propio Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE, intervino en la iniciativa advirtiendo de que “los datos demuestran que incluso si los padres hacen una pregunta sencilla a sus hijos, como ¿qué tal el colegio?, los niños sacan mejores resultados en las pruebas PISA”. Para el director del Informe PISA, “los padres no son clientes, son parte de la escuela, y la relación debe estar basada en la confianza”.

Para Leo Farache, director de Gestionando Hijos, “que familias y escuela hagan equipo educativo es de sentido común para el progreso educativo. Lo contrario es participar de una disfunción social, atentar contra la inteligencia. Hacer equipo educativo es cuestión de disposición, corazón y razón. Cada colegio, cada centro mejorará si alumnos, familias y profesores cooperan”.

0
Comentarios