Actualizarse: única salida a la falta de competencias

El 60% de los jóvenes europeos culpa a los colegios y universidades del déficit formativo. En su opinión, la codificación y la inteligencia artificial serán las destrezas más útiles para el trabajo.
Adrián ArcosMartes, 5 de marzo de 2019
0

A pesar de las alertas sobre una nueva ralentización de la economía, España sigue en la senda del crecimiento económico y generación de empleo que inició de nuevo en 2014, tras cinco años sin crecimiento del PIB y con una tasa de paro cercana al 25%. Sin embargo, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), España cerró 2018 con una tasa del 14,45% de desempleo. A pesar de ser la cifra más baja desde 2008, este todavía elevado porcentaje sitúa a España como uno de los países con mayor tasa de desempleo de la Unión Europea.

Con estos datos, no es sorprendente que el 45% de los españoles piense que no conseguirá llegar más lejos en su carrera profesional que sus padres y que solo la mitad crea que tiene más oportunidades de avanzar profesionalmente que en generaciones anteriores, según revela la II edición del estudio Carencias de capacidades, elaborado por la plataforma de formación on line Udemy a través de una encuesta a más de 1.000 trabajadores españoles.

El 73%

de los españoles considera que existe un déficit en capacidades

Esta incertidumbre sobre el futuro profesional de los trabajadores podría estar motivada por la creciente brecha de habilidades que existe en España. El 73% de los españoles considera que existe un déficit en capacidades, dato que aumenta en ocho puntos respecto al mismo estudio elaborado en el año 2017. Además, seis de cada 10 encuestados afirma que esta carencia de capacidades le afecta directamente.

Más conscientes de actualizar habilidades

“Los españoles somos cada vez somos más conscientes de la necesidad de adquirir o actualizar nuestras habilidades y conocimientos para mantenernos competitivos en el mercado”, destaca Llibert Argerich, vicepresidente de Marketing de Udemy –cuya entrevista podemos encontrar en este enlace–. “No resulta sorprendente que sean precisamente los millennials –el grupo en edad laboral más joven y el que más preparación tiene– el que más concienciado parece estar con este déficit de competencias laborales, con el 78% de ellos reconociendo estas carencias en España”.

De hecho, a nivel europeo, son los jóvenes españoles (44%), junto a los franceses (37%) y los británicos (43%), los que tienen una posición más crítica respecto a sus sistemas educativos y a la preparación que estos les ofrecen para optar al mercado de trabajo. Así lo refleja la encuesta realizada por Ipsos para la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (WISE por sus siglas en inglés) con una muestra de más de 2.500 jóvenes europeos entre 18 y 25 años, 381 empleadores y 192 profesionales de la Educación.

Un 48%

de los jóvenes europeos se considera preparado para empezar en el mundo laboral

Esta encuesta, presentada durante el foro de Educación WISE@Paris celebrado el pasado 21 de febrero en París, revela que el 60% de los jóvenes europeos responsabilizan a los colegios y a las universidades de esa falta de preparación para el primer trabajo. Y es que solo un 48% de los jóvenes de la UE se considera preparado para empezar en el mundo laboral, mientras que a un 88% le gustaría recibir un mejor apoyo de sus profesores o contar con una orientación profesional específica en el momento de definir su camino profesional.

Qué dicen los docentes

Los profesionales de la Educación también dudan del desempeño de sus respectivos sistemas educativos: casi la mitad de los educadores que han participado en la encuesta de WISE piensa que la Educación que reciben los estudiantes no los prepara para su ingreso en el mercado laboral. Y un 38% de los educadores europeos considera que no cuenta con la infraestructura suficiente para formar adecuadamente a los estudiantes de cara a los trabajos que tendrán más demanda en 10 años.

Y los empleadores tienden a estar de acuerdo en gran medida con esta idea: un 77% cree que su sistema educativo no está preparando a los jóvenes para integrarse al mercado laboral, y un 72% piensa que tampoco los está preparando de forma adecuada para el futuro del trabajo. En este contexto, no sorprende que la gran mayoría de empleadores, hasta un 90%, considere que las empresas deberían poder opinar sobre cómo las instituciones de Educación Superior están preparando a los estudiantes de cara al futuro laboral.

La mayoría de jóvenes, educadores y empleadores de la UE considera que los centros de FP son las instituciones que mejor preparan para el futuro

Los tres grupos participantes en la encuesta consideran casi en la misma medida que los centros de Formación Profesional se han convertido en las instituciones que mejor preparan a los jóvenes para el futuro del trabajo (el 78% de los jóvenes europeos, un 77% de los empleadores y un 77% de los profesionales de la Educación).

Capacidades laborales

De manera general, los grupos participantes en la encuesta consideran que habilidades sociales como la empatía, la apertura y la capacidad para trabajar en equipo, son necesarias para afrontar el mundo laboral, más que la capacitación profesional que se adquiere durante la formación académica. Aunque también se observa que la mayoría de jóvenes europeos tiene la sensación de que los empleadores generalmente dan demasiada importancia a tener un título universitario.

Por su parte, el estudio de Udemy destaca las habilidades de liderazgo y gestión (trabajo en equipo, resolución de conflictos, dirección de un equipo, etc.) como las más importantes para los trabajadores españoles a la hora de ser valoradas por los jefes o empleadores. A esas les siguen las habilidades técnicas y digitales –programación, analítica de datos, diseño web, marketing o SEO–. También los trabajadores de nuestro país parecen estar preocupados por una tendencia global: el auge de la automatización y la inteligencia artificial. Según ese estudio, el 40% de españoles cree que sus trabajos podrán ser reemplazados por ambas tecnologías en los próximos cinco años.

La capacidad de autocapacitación y la flexibilidad o adaptabilidad son también para los empleadores dos competencias clave

Curiosamente, los jóvenes europeos también consideran que las habilidades informáticas (incluidas la codificación y la inteligencia artificial) serán las destrezas más importantes para el trabajo en los próximos 10 años: un 44% de ellos la menciona como la más importante para desarrollar, frente al 26% de los empleadores y el 27% de los educadores. De la encuesta de WISE se deduce, además, que los jóvenes consideran que la informática es la asignatura más importante para enseñar en los centros educativos en los próximos años, mientras que los empleadores atribuyen mayor importancia a los idiomas extranjeros y los profesionales de la Educación a la ética.

La capacidad de autocapacitación y la flexibilidad o adaptabilidad son también para los empleadores dos competencias clave: casi dos tercios creen que esta última será la habilidad más importante.

0
Comentarios
  1. Resumen de prensa 13 marzo 2019 - Escuelas Católicas Castilla y LeónEscuelas Católicas Castilla y León
    13 de marzo de 2019 10:17

    […] Actualizarse: única salida a la falta de competenciasA pesar de las alertas sobre una nueva ralentización de la economía, España sigue en la senda del crecimiento económico y generación de empleo que inició de nuevo en 2014, tras cinco años sin crecimiento del PIB y con una tasa de paro cercana al 25%. Sin embargo, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), España cerró 2018 con una tasa del 14,45% de desempleo. A pesar de ser la cifra más baja desde 2008, este todavía elevado porcentaje sitúa a España como uno de los países con mayor tasa de desempleo de la Unión Europea. […]