Carlos J. Medina: “Que en competencia digital docente MEFP y CCAA sigan la misma línea es un hito”

Durante esta crisis la tecnología dejó de ser acompañante de la enseñanza tradicional y se convirtió en protagonista. Esto puso todos los focos sobre el Intef, que Carlos J. Medina dirige.
Saray MarquésMartes, 2 de junio de 2020
0

Carlos J. Medina dirige el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado. MEFP

Carlos J. Medina reconoce las horas de dedicación del profesorado español para tratar de paliar la falta de contacto presencial con el alumnado durante estos meses. Desde el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (Intef) no han sido menos. Y siguen trabajando, porque, como dice Medina, “bastante se hizo cambiando de viernes a lunes a trabajar cada uno desde su casa, pero queda mucho por hacer para que en una Educación a distancia o en una situación de normalidad, que ojalá, los docentes puedan aprovechar al máximo los medios digitales en su trabajo con sus alumnos”.

¿Cómo se vivió la irrupción del Covid-19 desde el Intef?
—Si la unidad del Ministerio que se encarga de la integración de la tecnología y de la formación del profesorado es el Intef, es lógico que gran parte de la tarea se volcara en nosotros. Había que pensar cómo orientar el proceso de enseñanza y aprendizaje hacia un entorno a distancia, lo que condicionaba aspectos como la programación, evaluación…

¿Todo esto les pilló con el paso cambiado?
—La semana del 9 de marzo ya veíamos que iba a ocurrir algo ese fin de semana [se declaró el estado de alarma]. El 12 se cancelaron las clases presenciales en la Comunidad de Madrid. El 13 publicamos un sitio web con recursos educativos digitales. Contábamos con mucho material muy interesante, tenemos una larga trayectoria de creación de recursos, así que los recopilamos en un microsite en portada, organizados curricularmente por etapas para que pudieran servirle al profesorado. El 17 pusimos en marcha un curso de formación sobre cómo organizar tu entorno personal de aprendizaje y cómo trabajar a distancia con los alumnos. Se apuntaron más de 1.600 profesores y aportaron muchas ideas que han servido para nutrir la web. Se creó una base de datos de apps educativas para Android e iOS y una sección para familias.

Aquello fue el germen de la web Aprendo en casa.
—Sí, en muy poco tiempo hemos conseguido un sitio bastante consistente.  Si por desgracia vuelve a ocurrir lo mismo ya lo tenemos todo en un portal con nombre sencillo al que pueden acceder alumnos, profesores, familias y comunidades autónomas.

En su versión televisiva, Aprendemos en casa, saltó la polémica cuando se puso al expresidente Rajoy de ejemplo de incoherencia gramatical. RTVE cesó al periodista encargado de su revisión.
—Nosotros no dominamos el ámbito comunicativo.  De la noche a la mañana tuvimos que programar en televisión, algo a lo que no estábamos acostumbrados, y si hubiéramos pensado en contratar habría sido imposible llegar. El vídeo tenía tres años y el profesor había elegido la frase para mostrar lo que quería explicar; ni se metía con Rajoy… El ejemplo le puede venir muy bien a un profesor de Lengua, pero para un programa… Fue un lío y lo sentíamos por el profesor.

¿Ha funcionado el formato?
—De inicio hubo un subidón de share en Clan y en La2. Hubo una buena campaña de comunicación y, aunque fue difícil salir, pues había muy pocos vídeos, se apreció un aumento de los chicos y chicas que lo estaban viendo. Ahora se ha estabilizado. Igual que en las webs, donde de seis millones de páginas vistas diarias pasamos a 22 millones. Con el tiempo los usuarios van aprendiendo qué información necesitan tener a mano.

Les han puesto de referente.
—Sí, la OCDE y el Banco Mundial, por el hecho de que el Intef y RTVE sacaran adelante Aprendemos en casa en tan poco tiempo, volcando parte de material de docentes y parte que aportó la industria desinteresadamente. Llega un momento en que TVE tiene la posibilidad de contratar presentadores, profesores que contactaron con ellos, y ya no se funciona con material cedido sino creado expresamente. Intef valida que los guiones se ajustan educativamente y TVE, en lo comunicativo.

Era una apuesta que pudo haber salido fatal: cinco horas en cinco áreas, una cada día, por edades. Las comunidades han puesto en marcha experiencias, pero con más mesura, controlando. Para nosotros se trataba de suplir la imposibilidad de ir a los centros para aquellos con menos medios.

¿Seguirá en marcha?
—Lo estamos viendo con RTVE de cara a septiembre. Habría que formar a los profesores. La mayoría no son expertos en grabaciones, se les enviaron tutoriales rápidos. Yo creo que se recurrirá a emisiones cortas y muy didácticas. La televisión educativa había decaído porque YouTube lo cubría todo, pero sería interesante hacer una reflexión sobre las lecciones aprendidas estos meses.

¿Ha mejorado la competencia digital docente en este tiempo?
—No ha dado tiempo a evaluar su evolución. Nosotros la dividimos en tres: competencia digital del alumnado, competencia digital docente y centros digitalmente competentes.
Sobre la competencia digital docente se ha llevado a las conferencias sectoriales el marco en el que hemos estado trabajando Ministerio y comunidades para su reconocimiento y para que oriente la formación en base a unos ámbitos e indicadores. Es un marco vivo acordado por todas las administraciones. Con lo complicado que es llegar a acuerdos que las comunidades y el Ministerio sigan en esto la misma línea es un hito.

¿Dará lugar ese marco a certificaciones, a partir del portfolio?
—El portfolio es una plataforma en que se suben evidencias de aprendizaje. Con este marco puede ocurrir que algunas comunidades generen una acreditación para el profesorado, algo que en idiomas está muy asumido (A1, B1…). Una puede decir: “Si quieres estar en el equipo directivo debes tener un B1 de competencia digital docente”. Eso es posible.

La ministra Celaá ha anunciado una mayor apuesta por la digitalización, ¿en qué se concretará?
—En un plan de digitalización y de competencia digital, para intervenir en la brecha digital y para que los distintos agentes cuenten con las competencias para aprovechar estos medios. Sus pilares son la competencia digital, los recursos educativos digitales para todos los agentes y el equipamiento y las infraestructuras, con un plan como Escuelas conectadas [de 2015] que busca dar conectividad a todos los centros educativos en España. También incluye metodologías avanzadas en competencias digitales, espacios flexibles de aprendizaje (aula del futuro) o inteligencia artificial, que antes del Covid parecía que iba a cambiar la Educación y sigue como un elemento a tener muy en cuenta a la hora de ayudar al profesorado.

Carlos J. Medina y el Intef

  • Maestro de Inglés, Carlos J. Medina se inicia en el uso de las tecnologías en Educación a través del proyecto Malted. Fue tutor y coordinador de cursos de formación en línea, coordinador de proyectos europeos de integración de tecnología en Educación como eTwinning, Netd@ys, Mentep, Oasis y representante del Ministerio en grupos de trabajo de la Unión Europea.
  • Dependiente del MEFP, el Intef se ubica en otro edificio. En él se encuentra la sede presencial del aula del futuro. Trabajan en el Intef 40 docentes (siete en el equipo de dirección). En este tiempo no se ha podido reforzar la plantilla pero sí se ha derivado personal a otras áreas para atender mejor las necesidades que han surgido.
0
Comentarios
  1. Carlos Tomás
    4 de junio de 2020 08:56

    Lamentablemente, el espacio del Portfolio de la Competencia Digital Docente dependiente del INTEF parece no estar operativo desde hace ya mucho tiempo, según se puede leer en la propia página web “por razones de mantenimiento técnico” (https://portfolio.intef.es/index.html). Muchos docentes nos preguntamos cuándo este servicio volverá a estar plenamente operativo y accesible. Gracias.