fbpx

Marian López: “Los jóvenes tienen que saber decodificar las imágenes que reciben”

La catedrática de Educación Artística recuerda que vivimos en un mundo audiovisual, en el que los jóvenes reciben y replican imágenes sin parar, pero advierte sobre su falta de formación para interpretar esas imágenes.
Adrián ArcosMartes, 1 de diciembre de 2020
151

Marian López Fernández-Cao es catedrática de Educación Artística en la UCM.

Marian López Fernández-Cao es catedrátrica de Educación Artística en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y portavoz de #EducaciónNoSinArtes, una plataforma creada por profesores de Primaria y Secundaria y también de las facultades de Educación para defender la presencia de la enseñanza artística en las etapas educativas obligatorias.

¿Cómo surge la idea de crear esta plataforma?
—Desde la Logse vienen perdiendo peso aquellas competencias que tienen que ver con la Educación visual, con la capacidad creadora y con la competencia cultural. La Logse era una ley que apostaba por la creación, el arte y las competencias culturales. Sin embargo, la LOE redujo su presencia y la Lomce prácticamente las anuló. Así que teníamos grandes esperanzas en que la Lomloe recuperara el estilo y la filosofía de la Logse, ya que viene del mismo partido que la impulsó en su momento.

Y la Lomloe les ha acabado decepcionando…
—Lo que encontramos es que, si bien aparece en las competencias y como materia, en el desarrollo de la ley no aparece el especialista en Educación Plástica y Visual en Primaria, que es algo que venimos reclamando desde hace décadas porque sí que existe el especialista en Educación musical. Además, es un área que en muchos casos está impartida por especialistas en Lengua extranjera –como en la Comunidad de Madrid– o por maestros que no tienen suficiente formación.

¿Por qué es importante?
—La Educación artística pone en marcha una serie de procesos que en algunos casos son los mismos que los de la ciencia, como es prestar atención. En pocas situaciones una persona tiene una atención tan focalizada como cuando está dibujando. Además es una mirada desinteresada porque descubre la naturaleza, las estructuras, los movimientos… y está muy ligada a esa capacidad empática de escuchar al otro. Uno no nace con esas capacidades, sino que tienen que ser desarrolladas por un especialista.

"

Si antes uno de los hitos era la alfabetización de la lectoescritura, ahora, en el mundo en que vivimos, la alfabetización visual es imprescindible

"

¿Cómo queda en Secundaria?
—En la ESO, sí que han introducido una enmienda para que los alumnos estudien una asignatura de Educación artística en los tres primeros cursos, aunque compartida con la Música. Es verdad que nosotros hubiéramos preferido una materia concreta de Educación Plástica y Audiovisual de 1º a 4º de la ESO, pero al final lo importante es que aparezca, ya que antes de las enmiendas ni siquiera se contemplaba. Creemos, además, que en Secundaria esto es vital porque estamos hablando de niños de 12 a 16 años que continuamente los vemos con un móvil en la mano. Están recibiendo y replicando imágenes sin parar, y sin embargo son unos analfabetos visuales.

¿Por qué es tan fundamental?
—Si antes uno de los hitos era la alfabetización de la lectoescritura, actualmente, en el mundo en que vivimos, la alfabetización visual es imprescindible. Los jóvenes tienen que saber decodificar las imágenes que están recibiendo, porque las imágenes no son representaciones de la realidad, sino que son nuevas presentaciones y tienen unos códigos visuales y simbólicos, unas jerarquías de conducta, unos sesgos que pueden ser absolutamente misóginos, xenófobos, homófobos… Dentro de esa formación que pretenden que sea holística, analítica y crítica, la competencia visual, si es importante en Primaria, en Secundaria es esencial.

Sin embargo, sí que existe un Bachillerato de Artes…
—Es cierto, pero nosotros estamos hablando de la Educación obligatoria que cualquier joven debe tener. Imagina que un alumno no ha tenido ningún tipo de Educación creadora, cultural ni visual en Primaria ni en Secundaria, pero luego decide hacer Bachillerato de Artes porque ha tenido una familia que le ha apoyado o le ha dado clases extraescolares, por lo que, al final, de lo que adolece esta ley es de un elitismo impresionante, porque solo aquellas familias que, por motivos determinados, tienen sensibilidad al arte, a la cultura, a los lenguajes artísticos –y tengan dinero–, podrán darle a sus hijos una Educación más allá de lo que el Estado les garantiza; y eso es una fuente de desigualdad y de segregación absoluta.

"

En tecnología podemos pasar de un lápiz de grafito a un ordenador, pero lo que importa es la mirada y la mano que trabaja con ese grafito y con ese ordenador

"

¿Tiene algo que ver la importancia que se le da a las STEM en detrimento de las humanidades?
—No está reñido en absoluto. Incluso en las asignaturas que tienen que ver con tecnología, no se trata tanto de saber manejar una máquina o unos programas de ordenador, sino de saber construir una imagen, y eso tiene que ver con todas las competencias que he señalado antes, con los primeros planos, picados, contrapicados, con la simbología del color, con las composiciones centrífugas, centrípetas, simétricas, asimétricas, etc. En tecnología podemos pasar de un lápiz de grafito a un ordenador, pero lo que importa es la mirada y la mano que trabaja con ese grafito y con ese ordenador. También nos parece que los informes PISA han tenido bastante que ver en este cierto desprecio a las humanidades y, en concreto, a las artes. Estos informes se centran sobre todo en matemáticas, ciencias y lectura, y en ningún momento se mide la capacidad creadora, que además está unida a la capacidad de enfrentarse a los problemas, a los conflictos, a la incertidumbre, a las situaciones impredecibles…, con lo cual es una competencia fundamental para enfrentarse a momentos de crisis como los actuales.

¿Puede ser también que las materias artísticas se relacionen con una empleabilidad más baja?
—No lo creo, porque justamente quienes se dedican al arte tienen muchas posibilidades de integrarse en equipos que necesiten personas que sepan diseñar, transformar y traducir proyectos a elementos visuales. Yo creo que las estrategias cortoplacistas de estas pruebas PISA –que organiza la OCDE y no la Unesco u otras entidades que tienen que ver con la Educación– lo que están buscando son nuevos trabajadores, y en ese sentido buscan más recursos humanos que formación integral del ser humano. Y una ley de Educación tiene que centrarse en la formación integral del ser humano y no en nuevos braceros.

151
Comentarios