fbpx

Pablo España: “Soy muy fan de ponernos zancadillas a nosotros mismos para mejorar nuestros hábitos”

El fundador de ‘We Are Seekers’, Pablo España, presentará el encuentro #YouLead el próximo 24 de noviembre. Él anima a los jóvenes a trabajar los hábitos para centrarse en aquellos que les van a ser útiles y abandonar los que les hagan perder el tiempo.
Adrián ArcosMiércoles, 27 de octubre de 2021
0

A través de ‘pabloespaña.es’, ofrece charlas en las que intenta despertar la curiosidad de los jóvenes.

Desde bien pequeño era ya un chaval inquieto, muy preguntón y muy curioso, y de ahí que, al final, en su vida se haya ido todo hacia un proyecto que se llama We Are Seekers (somos buscadores). Es Pablo España, un joven que suspendió Selectividad pero que a partir de ahí se dio cuenta de que tenía que dar un cambio a su vida. Gracias a ello pudo desarrollar sus puntos fuertes: creatividad, hablar en público, empatizar con la gente… Ahora está inmerso en su nuevo proyecto pabloespaña.es, en el que ofrece talleres y charlas en centros educativos y empresas con el fin de despertar en los jóvenes esa misma curiosidad que él tiene. Pablo va a ser el presentador del encuentro #YouLead que se celebrará el próximo 24 de noviembre.

¿Cómo surgió la idea de crear We Are Seekers?
—Durante un tiempo empecé a vivir los famosos domingos en los que tenía una sensación de decir “¡mierda!, ¿qué hago con mi vida?”. Empecé a sentir ese vacío, esa angustia, y para evitarlo, inconscientemente organicé una quedada los miércoles a las 19:00 horas para tomar algo y escuchar una historia de alguien. Luego nos dimos cuenta de que, para atraer a más público, era necesario invitar a una persona con cierto recorrido: un empresario, un deportista… De esa forma, podíamos aprender de sus errores y tener en cuenta sus aciertos.

"

Al final hemos construido una tribu de personas que buscan, que se ayudan y que se apoyan entre ellos

"

Desde ahí, ¿cómo trasladáis esta idea al formato digital?
—Este proyecto nació siendo completamente altruista, ya que nos servía como oxígeno después de nuestra jornada de trabajo. Pero hace dos años decidí centrarme en él e intentar profesionalizarlo y monetizarlo. Sin embargo, me surgió una gran pregunta: cómo se monetiza algo donde no se vende un producto, sino que el producto es la propia experiencia. Hablando con todas las personas de Seekers, me propusieron pagar una cuota anual para soportar el proyecto, y gracias al modelo de la suscripción pudimos ser rentables y montar todo el proyecto digital.

¿Cuántos socios sois actualmente?
—Ahora mismo formamos una comunidad con más de 500 suscritos. Y al final hemos construido una tribu de personas que buscan, que se ayudan y que se apoyan entre ellos. De ahí han surgido bastantes proyectos porque hay mucha gente inquieta y emprendedora, y también hay personas que están trabajando y que intentan hacer cambios en su propia empresa. Su misión es dar la oportunidad a las personas para intentar ser nuestra mejor versión cada día.

"

Nosotros intentamos poner altavoces a todas esas personas que nos quieren contar cómo lo han hecho para que nosotros podamos mejorar

"

¿Por qué es importante contar con personas que vengan a contarte su historia?
—Porque todos necesitamos referentes. Y por lo que veo, a nivel de medios de comunicación, escasean bastante. Si a veces salen, no tienen el altavoz que se merecen, y quizá ponen altavoces a personas que no son el mejor ejemplo. Nosotros intentamos poner altavoces a todas esas personas que nos quieren contar cómo lo han hecho para que nosotros podamos mejorar o, por lo menos, escuchar un ejemplo de vida. Por eso el logo de We Are Seekers es un altavoz. Es, en cierta manera, lo que me hubiera gustado que me contaran a mí cuando era más joven.

¿Por qué es también importante no estar solo?
—Creo que es importante trabajar con personas, porque así aprendes a escuchar y a recibir críticas que te construyen. Trabajar solo te puede convertir en ermitaño y puede hacer creerte que todo lo que haces está bien. En Seekers siempre digo la frase: “una mano no aplaude sola”.

"

Yo soy el primero que durante un tiempo hacía todo el rato lo mismo y me frustraba porque tenía los mismos resultados

"

¿Qué resultados estáis viendo?
—Vemos que hay demanda y que los domingos siguen existiendo para mal. Lo que intentamos nosotros es hacer ver que también existen los domingos en los que cuando alguien te pregunta “¿cómo estás?”, puedas contestar “muy bien”, porque sabes que el siguiente miércoles vas a una charla donde te encontrarás con otras personas con las que tendrás una conversación sana y divertida en la que podrás aprender.

¿Qué les dirías a todos los jóvenes que se encuentran perdidos?
—Les diría: “si quieres algo distinto, tienes que hacer algo distinto”. Y yo soy el primero que durante un tiempo hacía todo el rato lo mismo y me frustraba porque tenía los mismos resultados. Por eso creo que hay que trabajar bien los hábitos, porque tenemos algunos adquiridos de forma automática. Si te molesta estar dos horas con el teléfono, no lo metas en la cama; y esas horas que dedicas al teléfono o redes sociales dedícalas a otro tipo de cosas que te molen: pintar, dibujar, escribir, quedar con las personas que quieras…, porque gracias a ese tipo de cosas puedes encontrar quién eres o por qué estas aquí.

"

Algunos jóvenes me dicen: “Yo soy el más rebelde de mi casa”, y yo les pregunto: “¿Tú crees que tu padre no ha sido rebelde?”

"

¿Entonces quitamos las redes sociales o mejor enseñamos a usarlas bien?
—Primero, pienso que estas aplicaciones están pensadas para crearnos adicción. Por eso creo que hay que ponerles freno limitando el tiempo de uso. Yo soy muy fan de ponernos zancadillas a nosotros mismos para mejorar nuestros hábitos. Si sabes que te viene bien hacer deporte, pero no te mola, vete a pasear una hora. Siempre hay tiempo. Y cuando trabajas los hábitos, tu cuerpo reacciona. Las primeras semanas te costará más, pero luego se convierte en algo automático. A mí lo del móvil ya me sale automático y es tiempo que gano para otras cosas más provechosas. Si sabes que te acuestas y te levantas con el móvil, pues déjalo en el baño; y si resulta que el despertador es tu móvil, pues te compras un despertador de los de siempre.

¿Cómo despertar en los jóvenes esa capacidad para ser curiosos?
—En todas mis charlas, intento que se hagan preguntas ellos mismos y a los demás, que se las hagan también a sus padres para que los conozcan bien, porque llevan conviviendo toda su vida con gente que quizá no conocen. Algunos jóvenes me dicen: “Yo soy el más rebelde de mi casa”, y yo les pregunto: “¿Tú crees que tu padre no ha sido rebelde?” Yo les animo a todos a poner de moda las preguntas, y de ahí ha surgido el proyecto pabloespaña.es, donde les digo lo que me hubiera gustado que me dijeran a mí cuando tenía 15 años: nútreme la mente, hazme preguntas, haz que yo pregunte “¿cuál es tu mayor miedo?”, “¿con quién te tirarías en paracaídas?” Porque son preguntas que al final nos pueden dar mucha información.

0
Comentarios