Óscar Codón: “Hay que asumir que tenemos que seguir formándonos”

El director general de Fundación Altran advierte de que tenemos que actualizar nuestros conocimientos continuamente para adaptarnos a los nuevos espacios creados por los avances tecnológicos.
Adrián ArcosMartes, 25 de febrero de 2020
0

Óscar Codón pone el foco en la importancia de la colaboración entre todos los agentes educativos.

Creada en 2018, Be TalentSteam es una plataforma de colaboración abierta cuyo principal objetivo es impulsar una transformación en el modelo educativo junto a todos los agentes del sector, respondiendo a las necesidades de la Cuarta Revolución Industrial en la que estamos inmersos. Óscar Codón, director general de la Fundación Altran para la Innovación –la organización que coordina esta plataforma junto al Club Excelencia en Gestión–, pone el foco en la importancia de esa colaboración entre todos los agentes que intervienen en la formación de los jóvenes.

¿En qué consiste Be TalentSteam?
—Es una plataforma de colaboración abierta cuyo objetivo no es solo impulsar las vocaciones Steam sino también el talento, que podemos encontrarlo en cualquier ámbito de la vida. Entendemos que en la Educación debemos estar todos involucrados y por eso incorporamos en nuestra plataforma a colegios y universidades –ya sean públicos o privados–; a las familias, que son determinantes a la hora de que los jóvenes escojan una u otra rama; a las empresas, que parece que son el eslabón perdido; y las asociaciones y el tercer sector, que tienen un rol social fundamental para potenciar las vocaciones y el talento.

"

El entorno familiar es imprescindible para educar en valores, pero también para no lastrar las vocaciones de los hijos

"

¿Es importante ese contacto entre los distintos agentes?
—El conocimiento que podamos aportar los diferentes agentes es imprescindible, porque la visión que tienen los profesores que están trabajando con niños de 8 años es distinta a la que tienen los profesores de universidad, pero sin embargo su rol es fundamental para que no se produzca un sesgo en edades tempranas por no tener suficiente información o motivación. Ese es el objetivo: buscar soluciones entre todos y hacer crecer el proyecto.

¿Es fundamental empezar a edades tempranas?
—Creo que tenemos que conseguir un sistema y un modelo educativo lo más profesionalizado y equitativo posible en todos los sentidos, desde los años iniciales, para que todos los niños y niñas tengan las mismas posibilidades desde pequeños.

¿Qué grado de influencia pueden tener los profesores en esas vocaciones y cuánto pueden tener las familias?
—Como padre, puedo decirte que el entorno familiar es imprescindible para educar en valores y no lastrar a veces vocaciones porque nosotros mismos entendamos que eso no está bien para nuestros hijos, y quizá lo que ocurra es que no tengamos suficiente información. Precisamente lo bueno de Be TalentSteam es que es una plataforma de colaboración abierta dónde van lanzándose retos, como por ejemplo el Concurso de Ideas Socialmente Innovadoras o las píldoras formativas de sensibilización. El objetivo es reunir a padres, estudiantes y profesores con la universidad y el entorno empresarial. No se trata de una mesa en la que unos vienen a hablar y otros a escuchar, sino que es un debate constructivo en el que nos ayudemos entre todos, porque se trata de compartir experiencias para entender hacia dónde va el mercado laboral y cómo tenemos que abordar la orientación de los alumnos.

"

El proceso de aceleración que viven las empresas no está teniendo la misma correlación en el sistema educativo

"

¿Qué tipo de formación tiene que haber precisamente ante un mundo laboral que va cambiando rápidamente?
—Hay que entender que desde nuestro inicio formativo hasta que nos jubilemos, tenemos que estar aprendiendo de forma continua. Lo que estamos aprendiendo ahora nos sirve para el momento actual, pero no tenemos la garantía de que nos vaya a servir dentro de unos años. Los trabajos ya no son como hace 40 años que te servían para toda la vida y, por tanto, hay que asumir ya que tenemos que seguir formándonos. Ahora la tecnología se está incorporando a todos los sectores y los está transformando continuamente, de forma que algunos espacios van eliminándose mientras que otros van demandando nuevos profesionales. Por eso tenemos que ir actualizando nuestros conocimientos continuamente para adaptarnos a esos nuevos espacios que van creándose. Por ahí tiene que ir también la formación, transformándose continuamente y adaptándose a esos nuevos empleos que se van creando.

¿Cree que se está adaptando la Educación a esos cambios?
—El proceso de aceleración que están viviendo las empresas no está teniendo la misma correlación en el sistema educativo, al menos de forma global, aunque sí es verdad que en pequeños ámbitos sí se están produciendo transformaciones educativas. Es verdad que se van incorporando una serie de materias como Robótica, Programación, asignaturas de creatividad, pero va todo mucho más lento de lo deseable. Precisamente por eso es importante el acuerdo entre todos, de forma que pongamos a todos los agentes en contacto para que sean conscientes de esta situación.

"

Si como país no vamos transformándonos, cuando nos comparemos con otros, no vamos a salir bien en esa foto

"

¿Qué recomendaciones daría a los distintos agentes para que sean conscientes de esta situación?
—Esto es un trabajo entre todos, pero además, es un trabajo cuyos resultados no vamos a ver de forma inmediata, así que nadie puede colgarse medallas. Tienen que pasar algunos años para comprobar si nuestro país está en una situación puntera a nivel global. Por lo tanto, trabajemos de la forma más coordinada posible, escuchémonos los unos a los otros, creemos entornos comunes de trabajo, aportemos todos nuestros conocimientos y experiencias sin esperar nada a cambio más que hacerlo por el bien de unas generaciones de chicos y chicas que van a ser los que en unos años se incorporen al mundo laboral. Pero no solo de esas generaciones, sino de aquellos profesionales que en unos años pueden quedarse fuera del mercado laboral y con los que también hay que trabajar para que no se descuelguen y vayan actualizando sus conocimientos. Si nosotros como país no vamos transformándonos, cuando nos comparemos con otros, como hace el Informe PISA, no vamos a salir bien en esa foto. La foto real es ver cómo el crecimiento de país lo vamos construyendo entre todos.

0
Comentarios