Lola Urbano Santana: "El desconocimiento de la realidad de ministra y consejeros es preocupante"

Así se ve la vuelta al cole desde un despacho de dirección, en la cuenta atrás para que los alumnos se reincorporen a las aulas. Bastante diferente de la visión que se ofrece desde las sedes de las consejerías y del Ministerio de Educación de "una vuelta segura, saludable y sostenible".
Saray MarquésViernes, 28 de agosto de 2020
0

🎒 Así será la vuelta al cole en #Andalucía: presencial, segura y feliz.Nada nos importa más 💚

Publicada por Junta de Andalucía en Viernes, 3 de julio de 2020

Vídeo promocional de la Junta de Andalucía en torno a la vuelta al cole.

Lola Urbano Santana es directora de colegio y este año será, además, coordinadora Covid. Le enviamos un cuestionario por correo electrónico por si puede contestarlo en sus “ratos libres”, a punto de culminar un agosto sin vacaciones ni descanso y de enfrentarse a septiembre, en una semana en que los viceconsejeros se han reunido con el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, y los consejeros de Sanidad y Educación, con los ministros Illa, Celaá y Darias.

Estas son sus respuestas:

Usted es directora de un centro de Infantil y Primaria en Andalucía ¿Qué es lo que más le inquieta de la vuelta en este curso 2020-21?
–Me inquietan un sinfín de cuestiones, algunas que son repetidas a lo largo de los años, como la falta de previsión y las actuaciones de última hora, que se agravan con la situación que estamos viviendo.

La primera inquietud, como no puede ser de otra forma, es la salud del alumnado y del profesorado y personal no docente, la salud en definitiva de toda la comunidad educativa. Vamos a aprender cada día a un colegio precioso que lleva años con el lleno hasta la bandera y la bandera también. El SUM [sala de usos múltiples] es un aula, no me extiendo más porque pueden imaginar el resto: la biblioteca es un aula, el aula de música es un aula normal, etc.

Cero espacios y además espacios llenos con hasta 27 alumnos y alumnas por aula. Otras con menos.

Por tanto, me preocupa que el centro se convierta en un elemento de riesgo para cientos de personas, llegaríamos a los 1.000 si hablamos de contactos familiares y de amistades de niñas, niños, profesionales, familias, etc.

De la mano, me preocupa que la comunidad educativa crea los mensajes que se difunden en televisiones y prensa donde los políticos restan importancia a las circunstancias escolares y dicen tenerlo todo controlado y que los equipos directivos vamos a garantizar la seguridad porque vamos a escribir un protocolo y yo voy a llamarme coordinadora Covid durante siete horas a la semana. Hacerme responsable de esta falsa garantía no entra en mis planes y me preocupa muchísimo que alguien se la pueda creer. Por supuesto que se hará todo con cariño y entrega, pero las clases no son de chicle y no hay metros y medio en ninguna.

"

Me preocupa que la comunidad educativa crea los mensajes que se difunden en televisiones y prensa donde los políticos restan importancia a las circunstancias escolares y dicen tenerlo todo controlado y que los equipos directivos vamos a garantizar la seguridad porque vamos a escribir un protocolo y yo voy a llamarme coordinadora Covid durante siete horas a la semana

"

Me inquieta la inquietud de las familias, el alumnado con enfermedades serias, el alumnado NEAE y sus dificultades para soportar una mascarilla, la seguridad de los docentes, las familias presuntamente absentistas y las amenazas que están recibiendo, las familias que quieren conciliar, me preocupa una barbaridad el comedor y sus 333 comensales que ya tienen dos turnos porque no caben en uno…

Me preocupa que alguien pueda creer que los grupos de convivencia, también llamados grupos burbuja, son posibles en una escuela de Infantil y Primaria con 800 alumnos y alumnas, aula matinal, comedor y extraescolares, religión, valores, especialidades de colegio bilingüe y con sus correspondientes familias que tienen criterios propios a la hora de ir a parques o lugares de ocio que obviamente no controlamos.

Me preocupan también las familias negacionistas, las antivacunas… No tenemos respuestas a la carta porque no tenemos los medios para darlas.

Me inquieta no tener material sanitario suficiente, no saber quién lo trae ni cuándo, así que vamos comprando lo que podemos y organizándonos por nuestra cuenta en un verano sin vacaciones ni descanso que no olvidaremos.

También me inquieta el exceso de todo, incluido el drama. No nos ayudará ser dramáticos y esperar que otros nos solucionen los problemas, porque los otros están a salvo (incluyo a los sindicatos en general) y no van a venir a abrir la puerta el día 10.

"

Me inquieta el exceso de todo, incluido el drama. No nos ayudará ser dramáticos y esperar que otros nos solucionen los problemas, porque los otros están a salvo (incluyo a los sindicatos en general) y no van a venir a abrir la puerta el día 10

"

¿Para qué ha estado abierto el centro en mayo, junio y julio?
–Para temas burocráticos que se podían haber evitado, pero para poco más. Un gasto innecesario en limpieza para temas que en el 99% de los casos se solucionan telemáticamente.

En cuanto al refuerzo estival, ha sido el segundo fracaso consecutivo de una pésima idea donde se apuntan más docentes que alumnado (se paga por horas), que se utiliza como propaganda y que supone un gasto absurdo e inútil.

Con ese dinero podríamos tener ahora más docentes que sí harían un refuerzo continuado a lo largo del curso, como sabemos que funciona en otros sistemas con más recursos y mejores resultados.

Desconozco si este plan obtiene los resultados para los que se diseñó.

¿Cree que la comunidad educativa está siendo especialmente beligerante en Andalucía?
–Yo no creo que haya sido especialmente beligerante.

En todo caso, nuestros responsables políticos han faltado a la verdad sin pudor con un despliegue publicitario y propagandístico que habrá costado el dinero que dicen que no tenemos, y que no tiene nada que ver con la realidad de la escuela en Andalucía (vídeos en televisión, cuñas radiofónicas, anuncios en diferentes medios, webs, etc.).

Se afirmaba en ellos, desde espacios idílicos con niños y niñas modelo, que la vuelta al colegio era segura y, mientras tanto, eliminaban más de un millar de unidades públicas que podrían haber tenido hoy una ratio baja que facilitaría la distancia que ellos mismos proponen como necesaria en el protocolo base.

También han estado comunitariamente entretenidos en mantener peleas políticas con el Gobierno con consecuencias que pagará la escuela pública, para que los futuros fondos de ayuda se pudieran repartir con la Concertada, en cuya financiación no voy a entrar.

Jugar con estos temas a estas alturas me parece terrible.

¿Cómo ve el protocolo que se ha propuesto desde la Consejería?
–En mi opinión el protocolo se basa en “haga usted lo que pueda, que parezca a las familias que es seguro y asuma la responsabilidad ya que, para esto sí, le damos autonomía total”.

Pero no es cierto, no hay autonomía porque no puedo decidir si vienen en días alternos, por poner un ejemplo, ya que la presencialidad (la conciliación dicho en román paladino), es la prioridad.

Fíjese que a cuatro días de ponerse todo en marcha el personal médico asignado en julio ha sido reemplazado por personal de enfermería vía telefónica de 08:30 a 14:30 horas, no cubriendo siquiera el horario de apertura del centro y dejando la hora de comedor, la más conflictiva, sin apoyo médico telefónico; presencial, ni se contempla.

De este modo, el asesoramiento médico es inexistente.

"

A cuatro días de ponerse todo en marcha el personal médico asignado en julio ha sido reemplazado por personal de enfermería vía telefónica de 08:30 a 14:30 horas, no cubriendo siquiera el horario de apertura del centro y dejando la hora de comedor, la más conflictiva, sin apoyo médico telefónico

"

¿Está generando este protocolo fricciones dentro de la comunidad?
–De forma general creo que no, salvo algunos casos de desinformados. Las familias y los docentes queremos que haya clases presenciales, el problema es que no se puede empezar un nuevo curso escolar  exactamente igual que el pasado o como si no estuviéramos en medio de una pandemia. A todos nos preocupa ese abandono de todas las administraciones, autonómicas y central.

En el caso particular del centro que dirijo, sin las familias no sería capaz de llevar a cabo la tarea, es imprescindible su apoyo, colaboración, ideas… todo. Llevamos en contacto todo el verano las familias del Consejo Escolar, las familias delegadas y el ETCP (equipo técnico de coordinación pedagógica) usando el whatsapp con criterio, lo que demuestra que, si se quiere, se puede.

¿Qué le parece la decisión de la huelga de profesores en Madrid, Andalucía o Galicia? ¿Y la que han manifestado algunos padres de no llevar a sus hijos al cole por miedo al contagio?
–Creo que la convocatoria de huelga del profesorado debería estar encima de la mesa a nivel nacional, pero los sindicatos tampoco han estado. El día 18 de septiembre es tarde para todo. Junio y julio eran la fecha de presionar tras las instrucciones, quizá agosto, pero a toro pasado la veo inútil más que inapropiada y dudo mucho del seguimiento que vaya a tener, supongo que dependerá de factores que ahora ni conocemos, los cambios van muy rápidos y no parece que a mejor.

También hubiera sido necesaria la dimisión de todos los equipos directivos de manera colectiva, una propuesta que en su día no prosperó. La dimisión individual es un asunto personal que desde mi punto de vista solo sirve a quien dimite aunque su intención sea la mejor, que lo es, pero no cambia actitudes ni remueve conciencias políticas, así que, en conciencia personal, mi decisión ha sido no irme precisamente ahora que es todo más difícil, pero no descarto dejarlo si las cosas empeoran o si me pongo enferma y la vida me obliga. Hoy precisamente me está ganando el desánimo, no hemos descansado bien y lo que se vislumbra no es ilusionante.

Es una vergüenza que seis meses después del 13 de marzo no se haya hecho absolutamente nada para mejorar esta situación que estamos viviendo.

En cuanto a las familias y su particular “cruzada” lo entiendo, tal y como estamos hoy,  los centros educativos no serán lugares seguros.

¿Cómo ha llegado a ser coordinadora Covid?
–Porque no veo de recibo endosarle el marrón a otro compañero o compañera del centro.

¿Conoce algún coordinador Covid que no sea director?
–No, la mayoría asumirá esta coordinación. Pero sé que los hay aunque sean pocos.

¿Se ha formado a esta nueva figura para ejercer sus funciones? ¿Cuáles son? ¿Cree que va a poder conjugarlas con las que ya son propias de la dirección?
–La formación será obligatoria, 10 horas, telemática y desde el día 2 de septiembre, con el curso ya empezado y el protocolo funcionando aunque todavía no haya alumnado.

Las funciones están determinadas por el protocolo y serán básicamente asegurar que se cumple el plan particular del centro, que en nuestro caso no recogerá la distancia imposible pero sí el uso de mascarillas, por ejemplo. Para esta tarea en un centro de 800 alumnos y alumnas y con servicio de comedor para 300 y aula matinal para más de 200 más extraescolares si finalmente se realizan tengo la friolera de siete horas de reloj a la semana.

Así, este curso seremos directivos y responsables del desarrollo escolar, del personal que trabaja en el centro, maestros de alguna asignatura en la que damos clases, etc. y, además, coordinadores Covid por arte de birlibirloque. Qué más queremos…

¿Es fundamental que esté en contacto con otras figuras como el coordinador del plan de autoprotección y el personal de enfermería del centro de salud de referencia?
–Indudablemente. Las decisiones sanitarias no debemos tomarlas nosotros bajo ningún concepto.

¿Vería bien la generalización de enfermería escolar en todos los centros?
–Sería un logro que venimos demandando desde hace mucho tiempo. Sería además una figura muy interesante de explotar en los centros educativos para un futuro sin pandemia. Pero no ocurrirá porque significa gastar dinero en el ámbito educativo y eso aquí no se valora como inversión. La amplitud de miras y el emprendimiento no nos adornan como país.

¿Ya tienen su plan de contingencia para el nuevo curso? ¿Cómo lo han elaborado? ¿Han tomado algún documento como referencia? ¿Han tenido que recurrir a expertos ajenos al centro?
–Está casi terminado, con ayuda y compartiéndolo con colegas, con el documento base que Inspección nos ha proporcionado. Sin el apoyo de expertos porque no se han puesto a nuestra disposición. Muchos lo terminaron y lo tendrán que rehacer en algún aspecto o completar con datos que no tenemos aun como la plantilla definitiva y el tiempo que estará en el centro, los contratos parece que serán solo hasta diciembre, es difícil comulgar con esta manera de hacer las cosas.

A 27 de agosto, esperando terminarlo con los cambios que se deriven de la mesa sectorial más algunas noticias que siguen llegando en goteo insano, como que no habrá extraescolares si no son para grupos burbuja.

El desconocimiento de la realidad de ministra y consejeros es preocupante. La indignación la dejo para mi tiempo libre.

¿Cuál ha sido el mayor obstáculo con el que se han encontrado? ¿Han tenido que hacer alguna obra este verano?
–Vayamos por partes. Lo de las obras en Primaria es una gran mentira. Nosotros no tenemos capacidad de hacer obras y dependemos de lo que los ayuntamientos puedan y quieran hacer. Además hay que entender una cosa, los centros públicos en Andalucía, en buena parte, estaban hacinados, muchos de ellos con caracolas [aulas prefabricadas] eternas. En Secundaria han sido 25 millones de euros para todos, creo.

No hay espacios disponibles, llevamos más de una década con recortes en Educación que han dejado nuestros centros agotados en espacios, con muy escasos recursos humanos y saturados de ratio escolar. Las obras que se necesitarían para tener espacios son estructurales, no “obritas” de verano. Sólo habrán podido ser parches, pero en la mayoría de los casos no una solución.

En definitiva, el mayor problema u obstáculo ha sido intentar plantear una situación de seguridad  sin que nada haya cambiado, sumada a la situación previa y sin un compromiso de las administraciones, que se han dedicado durante seis meses a esperar que la pandemia desapareciese igual que apareció.

En el caso concreto del colegio que dirijo, lleva años con problemas de espacio, como decía al principio. Si el SUM y la biblioteca son un aula, poco más hay que añadir.

¿Qué pasa si el protocolo que han elaborado no es aprobado el 1 de septiembre por la comisión Covid?
–Creo que será una situación razonablemente posible. Entonces lo que ocurrirá es que la Administración educativa tendrá que pringarse y tomar una decisión con sus posibles consecuencias y no seguir lavándose las manos como hasta ahora, como si no existiera el problema o no fuera de su competencia.

¿Cuál sería para usted una buena noticia después de la reunión de Tiana y los viceconsejeros y de la Conferencia Multisectorial de esta semana?
–Entramos en el ámbito de los deseos y eso está fuera de lo que significa afrontar una realidad conociendo el nivel de nuestros dirigentes.

Una buena noticia sería que aumentan las plantillas, de manera que se puedan formar grupos de 15 niños y niñas en nuestras aulas aunque haya clases en turnos de mañana y tarde.

Otra buena noticia sería que todas las familias tendrán recursos tecnológicos para afrontar situaciones de pandemia.

Que haya un compromiso nacional para entender la Educación como un bien preciado de nuestro país, imitando los modelos de éxito que existen ya en el mundo y no este negocio cutre y de reparto de intereses que define el modelo español.

Que se tomen las medidas para que la conciliación familiar no recaiga exclusivamente, como ocurre ahora, en el ámbito escolar, añadiendo más horas para tener a recaudo a los niños y niñas mientras sus padres están más horas en su trabajo. Que se implique de manera decisiva y contundente al mundo empresarial y se comprometan de verdad en cambiar radicalmente un modelo productivo tan tóxico como el español, que dificulta cada vez más el tiempo compartido de las familias poniendo en la escuela responsabilidades que no puede abarcar.

Pero, ¿sabe usted una cosa? NO SE HARÁ REALIDAD NINGUNO DE ESOS DESEOS. Porque ese no será el objetivo de la reunión. El objetivo es “cómo metemos a los niños y niñas en los colegios sin que sea un escándalo sanitario y social, de manera que se siga asegurando y  permitiendo el modelo económico que seguimos alimentando a pesar de los fallos que tiene”.

Es decir, esto va de conciliación y seguramente será semipresencial para el alumnado que, presuntamente, no necesita acompañamiento, en Secundaria ya avanzada.

(A día de hoy, día 28, podemos afirmar que lo que esperábamos se ha cumplido: Nada).

La Historia nos juzgará, pero a unos más que a otros. Los y las docentes de la escuela pública, colectivo imperfecto como todos, han sido ridiculizados y juzgados de manera continua por la sociedad con la ayuda de los gobernantes, que no se dan cuenta del daño que hacen.

Yo propondría dos millones de cosas, pero si alguien con poder cree que la docencia es la culpable del mal de la escuela ya está tardando en solucionarlo, porque tiene solución, y no es tan difícil como parece, aprovechando que el sindicalismo duerme.

La Educación pública, la que hace grande a un país, en España ni se cuida ni se valora, recogeremos lo que estamos sembrando y buena pinta no tiene. Como dice mi querido Diego Ojeda, maestro jubilado, “nunca imaginé que me iba a alegrar tanto de ser vieja”.

0
Comentarios