fbpx

La FAD alerta de la vulnerabilidad de los jóvenes desde la crisis de 2008

Con motivo del Día Internacional de la Juventud, que se celebra el próximo viernes, Fundación Fad Juventud hace público un estudio que señala el paro y la precariedad como los principales obstáculos que quiebran el proyecto de vida de los jóvenes españoles.
RedacciónMartes, 9 de August de 2022
0

Las tasas de paro juvenil se han incrementado en su conjunto de un 8,42% en 2007 a un 13,64% en 2022, aunque este último valor es mejor que el de 2012, cuando había una tasa del 26,94%.

El 12 de Agosto se conmemora el Día Internacional de la Juventud, una jornada para promover el importante papel de los jóvenes como dinamizadores del cambio social y el desarrollo. En este sentido, Fundación Fad Juventud ha hecho público un estudio en el que analiza el contexto laboral de la juventud española en los últimos 15 años, asegurando que “desde la crisis de 2008 hasta la pandemia se han dado unas inercias económicas y estructurales que han venido a agudizar los problemas que venían arrastrando los jóvenes españoles”.

El estudio, que parte de fuentes oficiales como el INE, el Ministerio de Trabajo y Eurostat, concluye que la vulnerabilidad afecta por igual a los dos grandes grupos en los que laboralmente se divide la juventud española, es decir, se da tanto en la población joven trabajadora —debido, según el informe, a la precariedad—, como entre quienes no están dentro del mercado laboral, debido a la alta tasa de desempleo, que ha pasado del 8,42% en 2007 a un 13,64% en 2022.

"

La emancipación residencial de los jóvenes españoles es inferior a la de los países de nuestro entorno y también registra unos niveles peores en la actualidad en comparación con los de hace una década

"

En el caso de la juventud trabajadora, la contratación temporal, frente a la indefinida, la brecha salarial y la parcialidad involuntaria son los indicadores que muestran la deriva negativa: en el momento actual, la tasa de temporalidad sigue siendo alta y superior a los niveles de 2007; la brecha salarial no ha dejado de agudizarse desde entonces, y las jornadas a tiempo parcial es en esta franja etaria donde no han parado de crecer.

En cuanto a la juventud que no trabaja, el informe asegura que “los jóvenes han salido más perjudicados que el resto de la población adulta en las dos crisis“. Argumenta, en este sentido, que las tasas de paro doblan o triplican (según el grupo de edad) a las del total de la población y aún no se han alcanzado tampoco las tasas de empleo joven previas a la Gran Recesión.

Políticas públicas e iniciativas privadas

La fundación recuerda que “las crisis impactan con mayor virulencia en aquellos sectores de la población que ya se encontraban en una posición de especial vulnerabilidad”. En consecuencia, asegura, “no podemos obviar la vulnerabilidad a la que está sujeta per se la población joven, aumentando la brecha intergeneracional”. Pone el foco en los grupos que, entre los jóvenes, más la padecen: el grupo de edad 16-24, las mujeres, con niveles educativos medios-bajos o muy bajos, las personas jóvenes de minorías étnicas y quienes habitan en un barrio degradado.

Para FAD Juventud, la necesidad de políticas públicas y de iniciativas privadas dirigidas al colectivo joven en general y a los colectivos jóvenes en mayor riesgo de exclusión social en particular urgen a corto y medio plazo para poder vislumbrar un futuro del empleo mejor para todas y todos. “Las generaciones que arrastran el ‘efecto cicatriz’ a etapas posteriores reducen sus oportunidades laborales también a largo plazo”, concluye.

La (no)emancipación

El informe también ahonda en la (no)emancipación juvenil como quiebra del proyecto de vida y como consecuencia de la falta, la inestabilidad y la baja calidad del empleo joven. La emancipación residencial de los jóvenes españoles es inferior a la de los países de nuestro entorno y también registra unos niveles peores en la actualidad en comparación con los de hace una década.

Los resultados coinciden con los que publica el Observatorio de la Emancipación del Consejo de la Juventud de España, que señalan que la pauta de emancipación juvenil sigue marcada por un empeoramiento progresivo y un devenir que solo es posible rectificar, asegura, “con políticas que contemplen el conjunto del problema desde los dos ejes: desde el de la autonomía económica y la autonomía residencial”.

Claves de futuro

El informe de Fundación FAD Juventud arroja algunas conclusiones importantes respecto a las previsiones de empleo para la juventud española en los próximos años:

  • Nuevos programas van a permitir una orientación laboral más personalizada, con un seguimiento más estrecho con los jóvenes en búsqueda activa de empleo.
  • Consolidación de dos formas de trabajo: el teletrabajo, que vino en la pandemia para quedarse, y los empleos generados al calor de las plataformas y aplicaciones digitales. Se estima, en este sentido, que en torno a un tercio de los empleos en España tienen capacidad para desarrollarse desde el domicilio y que, entre esos empleos, el potencial es superior entre las mujeres y aumenta con la edad y el nivel educativo.
  • Protagonismo de la variable tecnológica, aunque, advierte, “hay que huir del determinismo tecnológico, que resulta contraproducente y desmotiva a los jóvenes”. También dibuja “un escenario de escasez de trabajadores cualificados” tras la covid, pese al crecimiento de la automatización.
  • Los sectores con más proyección de empleo son: salud, trabajo social, ciencia y Educación. En esta línea, señala como ocupaciones emergentes las siguientes: analista de datos, especialista en big data, experto en inteligencia artificial, profesional de trasformación digital y creador de contenido.
  • Entre las habilidades y competencias demandadas destacan tres ámbitos: tecnologías, idiomas y competencias transversales.
  • Mayor demanda de titulados de FP, siendo los ciclos con mayor proyección de empleabilidad los de las siguientes ramas : Administración y Gestión, Electricidad y Electrónica, Instalación y Mantenimiento, Fabricación Mecánica, Informática y Comunicaciones y Comercio y Marketing.
0
Comentarios