fbpx

Los jóvenes con discapacidad ya no quieren trabajar "de lo que sea"

El 86% tiene aspiraciones profesionales concretas, aunque un 72% cree que el hecho de tener un certificado de discapacidad le perjudica a la hora de encontrar trabajo, según un informe de Fundación Adecco.
RedacciónJueves, 4 de August de 2022
0

4 de cada 10 jóvenes con discapacidad menores de 25 años superan el año sin encontrar trabajo

El próximo 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud, un marco en el que la Fundación Adecco presenta su 7º informe Jóvenes con Discapacidad, motor de futuro. Este análisis basa sus conclusiones en una encuesta a 200 personas con discapacidad menores de 30 años, apoyada en los datos del Servicio Público de Empleo Estatal y otras fuentes de referencia, como Odismet.

Construir un futuro más justo e igualitario se ha convertido en una prioridad para las nuevas generaciones. Así se desprende de la Encuesta Merck. Según este estudio, la igualdad, la diversidad y la inclusión son temas de conversación habituales tanto para los zeta como para los millennials. De hecho, los españoles son los europeos que más hablan de ello con amigos (un 42%, frente al 33% de los europeos).

Los jóvenes con discapacidad, como parte de esta generación, ambicionan un futuro igualitario en el que puedan participar en igualdad de condiciones. En este escenario, el empleo se alza como el elemento primordial para que puedan hacer realidad su proyecto vital, en la medida en que se trata de un activo que proporciona independencia económica, les permite ampliar su red de contactos y les otorga autoestima y seguridad.

80%

es la cifra de jóvenes con discapacidad cuya principal preocupación es el empleo

Si el año pasado casi la mitad de las personas encuestadas (45%) concebía el empleo como un anhelo, buscando trabajo “de lo que sea”, en este muestran aspiraciones profesionales concretas: “La pandemia socavó las expectativas profesionales de los jóvenes con discapacidad, pero al mismo tiempo ha supuesto un revulsivo para despertar hacia la diversidad y la inclusión”, explica Francisco Mesonero, director general de Fundación Adecco.

“Se ha evidenciado que todos somos necesarios y aquellos con una discapacidad son cada vez más conscientes de su potencial para aportar talento y valor a la sociedad a través de un empleo que normalice su vida”,  añade Mesonero. Así, la mayoría de las personas encuestadas (86%) busca empleo en una posición concreta, mientras que solo un 14% quiere trabajar “en cualquier cosa”. En otras palabras, los jóvenes con discapacidad ya no conciben el empleo como “limosna” o como un deber de la sociedad hacia aquellos que más lo necesitan, sino como un derecho adquirido.

"

Los jóvenes con discapacidad ya no conciben el empleo como 'limosna' o como un deber de la sociedad hacia aquellos que más lo necesitan, sino como un derecho adquirido

"

Además, el empleo representa la principal preocupación de futuro para el 80% de los jóvenes con discapacidad, seguida de iniciar un proyecto de vida independiente y/o formar una familia (68%) y encontrar una vivienda que les ofrezca seguridad y garantías (56%). A continuación, tener un círculo social amplio, con sólidas relaciones sociales y afectivas (36%) y la posibilidad de acceder al ocio y cultura de forma igualitaria (25%) también se sitúan entre las prioridades de los jóvenes con discapacidad.

“Es incuestionable que el empleo representa el principal vehículo para que puedan dar respuesta al resto de sus preocupaciones y prioridades, como formar una familia, acceder a una vivienda o incrementar su red de apoyos. Es, por tanto, imprescindible orientar esfuerzos para que puedan acceder al mercado laboral, pues solo así podremos construir, verdaderamente, el futuro que todos anhelamos, alineado con lo programado en la Agenda 2030”, concluye Mesonero.

Este año se cumplen 40 años desde que se aprobó la legislación que exige a las empresas de más de 50 trabajadores incorporar a un porcentaje de profesionales con discapacidad no inferior al 2%. En un principio, esta ley (LISMI, hoy Ley General de los Derechos de las personas con discapacidad y su inclusión social) constituía un imperativo legal, una normativa que las compañías debían cumplir para no ser sancionadas.

Claves*

  • Un 77% de los jóvenes con discapacidad aspira a trabajar en empresas ordinarias, en las que convivan con personas con y sin discapacidad, frente a un 23% que prefiere la opción de empleo protegido en Centros Especiales de Empleo.
  • Aquellas personas con discapacidad física son las que más inclinación tienen hacia la empresa ordinaria (91%), seguidas de los profesionales con discapacidad sensorial (86%), mental (85%) e intelectual (54%).
  • Más de la mitad se decanta por un empleo en el sector servicios (56%), un 19% prefiere trabajar en el sector industrial y/o logístico, un 10% en la hostelería, un 6% se inclina por la rama artística y un 9% opta por otro tipo de empleos en diversas áreas (enseñanza, tecnología, sanidad, etc).
  • El 72% cree que el hecho de tener un certificado de discapacidad le perjudica a la hora de encontrar trabajo en la empresa ordinaria.
  • El 65% afirma haber sentido, en algún momento, discriminación o rechazo en su búsqueda de empleo debido a su discapacidad.

*Datos extraídos del informe ‘Jóvenes con discapacidad: motor de futuro’ (Fundación Adecco)

0
Comentarios